Alcantarilla en mal estado y descuido de SCT provocaron socavón: Expertos

Foto: Especial

La estructura del Paso Exprés de Cuernavaca se reblandeció debido a que no se revisó ni cambió el tubo de la alcantarilla que corre bajo la zona en la que se abrió el socavón el pasado 12 de julio, que causó la muerte de dos personas, orden que debió surgir de la empresa SAC, coordinadora del proyecto.

“No era necesario que pasara un auto o una mosca, el lugar ya se había reblandecido”, precisó Humberto Marengo Magallón, del grupo de especialistas encargados de realizar el peritaje.

“Si se hubiera cambiado el tubo de la alcantarilla no estaríamos sentados aquí”, sentenció.

Advirtió que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes debe hacer un “examen de conciencia” y cambiar todos sus procesos de supervisión y realización de proyectos, y aseguró que lo ocurrido en el Paso Exprés es resultado de una cadena de falta de supervisión y malas decisiones.

Los realizadores de este peritaje no señalaron la responsabilidad del consorcio constructor Aldesa-Epccor porque, dijeron, eso será resultado de las auditorías que realiza la Secretaría de la Función Pública y las ordenadas por la SCT, pero “sin duda habrá varios responsables”.

Marengo señaló que es necesario hacer un peritaje más profundo que llevaría por lo menos tres meses para determinar causas más específicas sobre el peso que los muros para contener el talud pudo tener en una posible desviación de la tubería de la alcantarilla.

Las conclusiones de este primer peritaje indican que la zona se hundió debido al reblandecimiento de tierra por las lluvias, por el daño que presenta la tubería que data de 1987 cuando se cambió por una de 1.56 metros de diámetro, así como porque se hicieron dos inyecciones de concreto para rellenar algunas zonas que no logró penetrar.

En conferencia de prensa, Mario Rodríguez Rodríguez, Héctor Manuel Landeros y Huberto Francisco Marengo, los tres ingenieros expertos que elaboraron el peritaje independiente, señalaron la existencia de fallas en la supervisión, diseño y verificación de este tramo del Paso Express en Morelos, en todas sus etapas.

Esto porque derivado de sus análisis y revisión fílmica encontraron que la alcantarilla de 63m de longitud de donde se filtró el agua que reblandeció el material del Terraplén presentaba “serios y evidentes” daños, razones por las que la empresa SAC SA de CV tendría que haber decretado su análisis y cambio total. Sin embargo, la empresa chihuahuense determinó que estaba bien y decidió continuar con la obra, señaló.

“A nuestro juicio, ante la importancia de una autopista de estas características se debió hacer un exhaustivo recorrido por la alcantarilla, dictaminar su estado y ante la evidencia del deterioro de la misma debieron cambiarla por una nueva con diámetro suficiente.

“Si esta alcantarilla hubiera cambiado a un mayor tamaño y a un buen estado, no se hubiese presentado el problema del socavón”, dijo.

Otra falta, continuaron los expertos, es que no hubo revisión adecuada de la obra, labor que correspondía a la secretaría que dirige Ruiz Esparza.

“La SCT debió revisar la obra. Ahora, (la SCT) tiene que hacer un examen de conciencia, que creo que lo está haciendo, Tiene que redefinir sus procesos de trabajo, cambiar sus metodologías de revisión y sólo así va a mejorar. Lamentablemente hubo pérdida de vidas, lo que obliga a mejorar los sistemas de revisión”.

jlpz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here