A casi dos años de la primera visita del papa Francisco a México, aún no se sabe a ciencia cierta cuánto fue el costo para que el sumo pontífice pisara el Estado de México, la Ciudad de México, Chiapas, y Chihuahua. Y es que a la fecha existe un sector compuesto por empresas, ONGs y organismos sociales muy atento a la petición ingresada el pasado 17 de enero al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales que encabeza Francisco Javier Acuña, para conocer de primera mano todos los detalles del gasto, logística, proveedores e involucrados en la gira del papa Francisco.

El escándalo viene porque empresas involucradas en el evento no han podido cobrar por sus servicios. De hecho, no se sabe con certeza las instancias del gobierno federal, estatal o municipal que estuvieron a cargo de la visita, porque se reparten la culpa de la deuda. Un penoso caso como este es el que se ha vivido en Chile, donde empresarios enfurecidos salieron a la calle para manifestar su enojo por los 10 millones de dólares que calculan costó la visita de Jorge Mario Bergoglio. En México se habla de alrededor de 200 millones de pesos, pero lo que más llama la atención es que aún se desconozca las firmas que le entraron al quite y, peor aún, si ya les pagaron.

Leer más: https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Deudas-del-papa-Francisco-20180207-0161.html

Deja un comentario