Xicani “Sigo en Pie” -

La palabra “amor” por su misma connotación y fuerza, lleva implícito una carga enorme en nuestra sociedad. Desde utilizarla solamente para referirnos a “amor de pareja” hasta la simulación de campañas publicitarias y cuestiones mercantiles. Para mí, el amor va más allá de una frase compuesta por cuatro letras, el amor, significa, pasión, entrega, deseo, confianza y “COMPROMISO”

 

Y es que en la actualidad, los jóvenes, hemos perdido ese significado de “amar” con todo lo que esto conlleva, rebajamos al amor como, “cuestión de un rato” de “pasarla bien” y eso, desde mi mirada, crea sociedades rotas, vacías, sin ideales ni valores.

 

Buscando en el diccionario, la palabra amor se define como: Sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

“el amor al prójimo; abrazó al bebé con gran amor; nunca ocultó su amor a la patria; el amor de la gloria lo llevó hasta el heroísmo”

 

amor propio Consideración y estima que una persona siente por ella misma y por la cual espera ser considerado y estimado por los demás.

“suplantado en su papel de héroe por un Jaimito tuerto y desvalido, Alberto se siente herido en su amor propio”

 

2.Sentimiento de intensa atracción emocional y sexual hacia una persona con la que se desea compartir una vida en común.

“amor platónico; me gustan las canciones de amor; no puedo expresar con palabras el amor que siento por ti; le escribió una carta de amor”

 

amor a primera vista Enamoramiento que se produce en el primer encuentro.

“lo nuestro fue amor a primera vista”

 

Yo lo sintetizo en una sola frase, “amor = COMPROMISO”

 

Hablo de esto, por el hecho de que, muchas veces se malinterpreta el expresar un “te amo” a una persona, desde pequeños, nos han enseñado a utilizar solamente un “te amo” para dirigirnos a nuestra pareja. Yo pienso lo contrario, y para un ejemplo, cito unos párrafos de “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry:

 

-“Te amo” – dijo el principito…

 

 

-“Yo también te quiero” – dijo la rosa.

 

-“No es lo mismo” – respondió él…

 

“Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía…Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.

 

Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento. Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados.

 

Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo. Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes. Cada ser humano es un universo. Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga motivaciones muy distintas. Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.

 

Cuando una persona dice que ha sufrido por amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro.

 

Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar. Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento. Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma. Y el alma no se indemniza. Y conocerse es justamente saber de vos, de tus alegrías, de tu paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tu error. Porque el amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es solo para momentos de alegría.

 

Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía. Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.

 

Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí.

 

Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar.”

 

-“Ya entendí” – dijo la rosa.

 

-” No lo entiendas, vívelo” -dijo el principito.

 

Esto lo traigo porque, en mi vida diaria, expreso mucho, “te amo” porque para mí, es el sentimiento más puro y hermoso para demostrar que estás ahí, para decirle a esa persona tan importante para ti, que asumes este “gran compromiso” para con él o ella, que le tiendes su mano franca, y que puede confiar en ti por el resto de tu vida

 

Así como lo hizo, Stephen Hawking. (Stephen William Hawking,  físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico, quien desde “el amor propio” tomo su enfermedad. y la llevó a un nuevo nivel, aportándonos teorías que hasta hoy, siguen vigentes. Y mostrándonos que el “amor” todo lo cura.

 

Por eso digo que el amor, lo deberíamos practicar todos los días, hacerlo nuestro. O como dijo el maestro, Jaime Sabines, “Amor mío, mi amor” ¡A poco no!

 

Con cariño:

 

Xicani.

Deja un comentario