Jorge Gordillo Arias -

A nivel global, durante la semana pasada el acuerdo entre EUA y Europa para reducir las tensiones comerciales, la cifra de crecimiento del PIB estadounidense, la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo y los reportes corporativos trimestrales fueron las principales guías para los inversionistas.

El presidente de EUA, Donald Trump, y el jefe de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, llegaron a un acuerdo para relajar las tensiones comerciales entre el país norteamericano y el bloque comunitario. Ambos líderes acordaron trabajar juntos en la búsqueda de bajar aranceles a productos industriales, con lo que por el momento desaparece la amenaza de establecer aranceles a las importaciones de autos provenientes de Europa. Entre otros acuerdos, la UE importará más gas natural y más soja desde EUA. Sobre los aranceles impuestos a las importaciones de acero y aluminio, el presidente estadounidense ha asegurado que han acordado trabajar para resolverlos, aunque no se estableció una fecha determinada para lograrlo.

Este acuerdo “en principio” es una noticia positiva, ya que reduce un poco las preocupaciones sobre una guerra comercial global. Sin embargo, no consideramos que implique un cambio en las posturas de Trump, incluso podríamos especular que las amenazas le rindieron frutos, ya que quien terminó cediendo fue Europa, comprometiéndose a aumentar el acceso de productos estadounidenses al bloque comunitario.

Por otro lado, la economía estadounidense tuvo un rendimiento particularmente bueno durante el segundo trimestre, con la mayor expansión en casi cuatro años. El consumo privado y un aumento robusto en las exportaciones (buscaron adelantarse a la aplicación de aranceles en medio de tensiones comerciales con China y Europa) fueron los factores detrás de esta mejora.

Con relación al TLCAN, se reanudaron las conversaciones ministeriales después de dos meses de pausa en las pláticas. Aunque todavía estos encuentros no se han traducido en resultados concretos en los temas más álgidos, si ha sido suficiente para revivir el optimismo sobre el proceso, ya que se reforzó el compromiso de mantener las negociaciones y la búsqueda de una convergencia en las posturas de los tres países. Los incentivos están para lograr un acuerdo pronto, pero no está claro que los países involucrados cedan a las posturas que ha demandado EUA desde el inicio de la negociación.

De nueva cuenta nos encontramos en una situación como en abril pasado, donde todo parece indicar que un “acuerdo en principio” está cerca de alcanzarse. Ahora, Trump quisiera concluir la negociación en agosto para evitar que el tema se contamine con las votaciones intermedias de noviembre próximo, y la actual administración pública en México, así como la nueva que tomaría posesión a partir del 1 de diciembre, quieren eliminar el factor de incertidumbre que genera esta negociación.

Sin embargo, la situación no ha cambiado mucho en los últimos meses. A pesar de la buena voluntad, la postura de EUA sigue siendo inflexible. Hablan de que hay altas posibilidades de concluir el acuerdo en semanas, pero al mismo tiempo lo condicionan a la aprobación de los temas sensibles, como la cláusula sunset. La decisión sigue siendo política.

Por el momento, este optimismo ha sido suficiente para que el peso mexicano regrese al terreno positivo y cotice en su mejor nivel desde mayo pasado. A pesar de ello, recomendamos mantener reserva sobre el entusiasmo observado por el mercado por el TLCAN, ya que negociar con Trump es una labor muy complicada para tratar de anticipar resultados o conclusiones favorables.

Principales referencias económicas y eventos de la semana

*Será una semana cargada de información y eventos con impacto en los mercados financieros. Destaca la reunión de política monetaria de la FED y el reporte de empleo estadounidense.

*Adicionalmente, en EUA se publicará de junio: ventas pendientes de casas, ingreso y gasto personal, gasto en construcción, pedidos de fábrica y balanza comercial; de julio: actividad manufacturera de la FED de Dallas, PMI de Chicago, índice de confianza del consumidor medido por el Conference Board, cambio en el empleo privado de la agencia ADP e ISM manufacturero y de servicios; así como el cambio en inventarios de petróleo.

*En Europa, se conocerá el dato del PIB correspondiente al segundo trimestre del año, y de julio: confianza económica y del consumidor, estimación de inflación, PMI manufacturero, de servicios y compuesto. En Asia, de China, PMI manufacturero oficial  y PMI manufacturero y compuesto (Caixin), de Japón, producción industrial de junio.

*En México, habrá reunión de política monetaria por parte de Banxico, se conocerá la estimación oportuna del PIB del segundo trimestre y la encuesta de expectativas realizada por Banxico; de julio, el índice de confianza del consumidor.

Expectativa para el Tipo de cambio

*El peso mexicano seguirá muy dependiente de las noticias sobre el proceso de renegociación del TLCAN. Además, aunque no se esperan ajustes a la tasa de interés, la reunión de la FED servirá para conocer si existe preocupación por un sobrecalentamiento de la economía que haga especular a los inversionistas sobre un posible ajuste al ritmo de normalización de tasas. Por otro lado, debido a los dos últimos datos de inflación al consumidor, ha crecido la especulación en torno a que Banco de México tendrá que subir por lo menos una vez más su tasas de interés (en 25 puntos base) antes de que termine el año. La mayoría de los analistas financieros (incluidos nosotros) consideramos que Banxico esperará hasta su reunión de octubre para subir su tasa (después de que lo haya la FED), pero hay los elementos suficientes para que la autoridad monetaria lo haga esta semana. La decisión, así como el tono del comunicado generará volatilidad en el mercado cambiario mexicano. Por último, las cifras económicas en EUA, en particular las del mercado laboral, seguirán mostrando una economía sólida, lo que podría favorecer al dólar de forma generalizada. Por consiguiente, durante la semana el peso mexicano podría fluctuar entre los $18.40 y $18.85 spot.

Expectativa para las Tasas de interés

 

* En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar una baja o mantenerse sin cambios; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario, podría moverse entre 7.70% – 7.80%.

Deja un comentario