Pilotzi Noticias -

Las prácticas actuales de tratamiento a nivel mundial contra la tuberculosis deben someterse a una revisión exhaustiva, ante la generación de nuevos medicamentos más efectivos para combatirla.

Según los hallazgos de un nuevo estudio internacional liderado por el doctor Dick Menzies, del Instituto de Investigación del Centro de Salud de la Universidad McGill, en Montreal, se deberían llevar a una revisión exhaustiva de las directrices globales para el tratamiento de la tuberculosis multirresistente.

Cada año se detectan 600 mil casos de TB multirresistente (TB-MDR) de los cuales 240 mil son fatales.

El diagnóstico y el tratamiento son un reto abrumador; de hecho, en pacientes con esta enfermedad, solo uno de cada cuatro casos se diagnostica, y la proporción de pacientes tratados con éxito es aún menor.

El estudio concluye que los nuevos medicamentos para combatir la tuberculosis multirresistente son más efectivos que los medicamentos tradicionales.

Las prácticas actuales de tratamiento de la TB-MDR incluyen el uso de medicamentos costosos a largo plazo que tienen efectos secundarios dañinos, como náuseas constantes, pérdida de audición e insuficiencia renal, destaca Radio Canadá Internacional (RCI).

El científico y neumólogo de la Universidad McGill, doctor Menzies, con colaboradores en los Estados Unidos, Europa, América Latina y Asia, combinó datos de más de 12 mil pacientes con MDR-TB; estos datos provienen de 50 estudios en 25 países.

La recopilación de un volumen tan grande de datos permitió a los investigadores concluir que los medicamentos utilizados para tratar la tuberculosis, como la bedaquilina, el linezolid y los medicamentos de última generación, como las fluoroquinolonas, son excelentes candidatos para el tratamiento de la MDR-TB.

Según el trabajo del equipo del Dr. Menzies, estos nuevos medicamentos conducen a mejores tasas de curación y menores tasas de mortalidad en comparación con los tratamientos actuales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha respondido a las conclusiones del grupo de investigación dirigido por Menzies mediante la adopción total de sus conclusiones.

“El comité responsable de las líneas directrices simplemente eliminó las recomendaciones de tratamientos anteriores y partió de cero, haciendo un giro de 180 grados de las líneas directrices relativas al tratamiento de la TB “, dijo Menzies, del Programa de Investigación Traslacional sobre Enfermedades Respiratorias en el RI-MUHC y Profesor de Medicina, Epidemiología y Bioestadística en la Universidad McGill.

La tuberculosis pulmonar es la enfermedad infecciosa más letal del mundo y una de las 10 principales causas de muerte, pese a que la incidencia de la tuberculosis ha disminuido en todo el mundo desde principios de la década de 2000.

NTX

Deja un comentario