Alfredo Huerta -

Esta semana será el turno del Banxico dentro de un entorno de mayor aversión al riesgo. El viernes pasado se registró un movimiento correctivo en los mercados a nivel global afectados por:

1) Indicadores de manufactura en Alemania cayeron a su nivel más bajo en seis años dentro de una clara zona de “contracción” afectando los propios indicadores de la Zona Euro.

2) El indicador de manufactura en Estados Unidos también mostró una “desaceleración” que lo lleva a un menor ritmo de expansión, pero afecta el entorno de crecimiento de la economía americana.

3) Se presionó la lira turca alrededor de 6.0% ante una caída en las reservas internacionales de ese país por seis mil 300 millones de dólares en las dos últimas semanas. El presidente Erdogan criticó la postura de Donald Trump de reconocer la ocupación de los Altos del Golán, dando soberanía a Israel del territorio arrebatado a Siria en la Guerra de los Seis Días en 1967. El Banco Turco limitó el acceso a bancos a financiamiento. Sigue preocupando el nivel deficitario de la cuenta corriente en medio de una economía que se contrajo 3.0% en el último trimestre de 2018 y todo apunta a una entrada de “recesión económica”.

4) El movimiento de la jornada llevó a que la demanda por el bono del Tesoro a 10 años alcanzara un nivel en 2.44% bajando casi 10 puntos base, su menor nivel desde principios de 2018.

5) La curva de los bonos del Tesoro se está “invirtiendo”. El plazo a tres meses, por ejemplo, paga una tasa anual de 2.45% y el bono a 10 años, de 2.44%. El riesgo de una curva “invertida” es alcanzar un mínimo crecimiento o inclusive un período “recesivo” dependiendo del tiempo que la mantenga.

6) Las probabilidades de una baja en la tasa de interés por parte de la Fed aumentan hacia finales de 2019, pero en mayor medida a principios de 2020, en medio de un último comunicado de la Fed más “flexible” y preocupado por un menor ritmo de crecimiento. Sin embargo, en caso de ver movimientos del bono a 10 años debajo de 2.25%, sin duda, pudiera acelerar una baja en tasas de interés de manera “anticipada” a lo esperado, pero sería indicativo de que la economía americana crecería menos de 2.0% anual en este 2019.

7) La Unión Europea limitó la extensión del plazo de salida a Reino Unido. Si el Parlamento británico respalda acuerdo de Theresa May “esta semana”, la fecha de salida autorizada sería para el 22 de mayo. Si el Parlamento británico NO respalda el acuerdo en esta semana, la fecha de salida será el 12 de abril con el riesgo de una salida “sin acuerdo”.

El peso mexicano se vio presionado hasta niveles de 19.17 en el mercado interbancario para finalizar en $19.11 y registrar una depreciación de 1.27%. El mercado accionario cayó 2.3% y aumentó la demanda de inversión en tasas de interés.

Esta semana será el turno para el Banxico. Esperamos que a pesar de esta presión, mantendrá sin cambio la tasa de interés en 8.25% anual con un posible balance de riesgos a la baja. Le seguirá preocupando la “inflación subyacente” que no cede de 3.5% anual y el estatus de PEMEX con riesgo de un ajuste en la calificación crediticia, además de un entorno internacional que aumenta su velocidad, pero en la desaceleración económica de este año y 2020.

No obstante, ya en la práctica, seguirá sin duda los pasos de la Fed. Mientras la Fed no mueva la tasa de interés, el Banxico la dejará igual, y sólo que la Fed anticipe alguna baja, es factible que el Banco de México le siga el paso para mantener el “spread” entre las tasas de interés que, hasta ahora, ha ayudado a la estabilidad de los flujos de inversión en mercados domésticos.

Con información de NOTIMEX

Deja un comentario