Jorge Gordillo Arias -
La Reserva Federal (FED) y el Banco Central Europeo (BCE) sugirieron que están dispuestos a dejar las tasas de interés sin cambios en medio de señales de un debilitamiento del crecimiento económico y riesgos derivados de las tensiones comerciales.
En particular, las minutas de la última reunión de la FED mostraron diversas opiniones y tendencias dentro del banco estadounidense. Mientras algunos de sus miembros mantienen la puerta abierta a subidas de las tasas de interés a fines de año si la situación mejora, la mayoría considera que la situación actual garantiza que las tasas permanecerán sin cambios en 2019. La principal justificación para mantener sin cambios el costo del crédito a lo largo del año fue que la previsión de que la inflación se mantendrá en el objetivo del 2% establecido por la FED, e incluso por debajo. La inflación no ha mostrado mayores signos de firmeza pese a las fuertes condiciones del mercado laboral y al aumento en el crecimiento del salario nominal, así como a la presión alcista de los precios a corto plazo derivada de los aumentos de aranceles. Por el otro lado, la preocupación de una acelerada desaceleración económica para los próximo meses parece exagerada en la visión de la FED, después del sólido reporte de empleos y sector manufacturero de marzo, restando fuerza a la especulación de que el Banco Central tenga que bajar su tasa de interés a partir incluso de este año.
Sobre este último punto, el dato de inflación subyacente (excluyendo alimentos y energía) inesperadamente aumentó menos de lo pronosticado en marzo, lo que ayuda a reforzar el mensaje de que la FED será paciente sobre las alzas en tasas de interés al no mostrar presiones inflacionarias significativas.
Por su parte, el Banco Central Europeo, aunque ofreció pocos detalles sobre medidas de estímulo específicas que podría tomar la autoridad, destacó que existen más riesgos bajistas para la economía debido a las disputas comerciales globales y a otros factores de incertidumbre, por lo que es necesario mantener los niveles actuales de tasas de interés por lo menos hasta finales de 2019.
En este sentido, el Fondo Monetario Internacional recortó, por tercera ocasión consecutiva desde octubre pasado, sus pronósticos para la expansión económica global de 2019 y 2020, y advirtió que el crecimiento podría frenarse más debido a las tensiones comerciales y a la posibilidad de un Brexit desordenado. En el caso particular de México, redujo las proyecciones de crecimiento de la economía mexicana para el presente año a 1.6 por ciento y para 2020 a 1.9 por ciento.
El miedo a una guerra comercial entre EUA y la UE podría reavivarse tras el anuncio de Trump de que EUA propone aplicar aranceles sobre productos de la UE por valor de 11 mil millones de dólares en respuesta a las supuestas subvenciones de la UE sobre la aerolínea Airbus, que son objeto de una disputa muy larga en la Organización Mundial del Comercio (OMC). Aunque la cantidad es inferior al 0.1% del PIB de la UE, y el plan no se introduciría hasta después de la decisión final de la OMC sobre el caso Airbus este verano, aumentaría aún más las tensiones entre ambas Partes y avivaría el temor a que Trump pueda pasar a añadir aranceles a los automóviles provenientes de la UE. Por lo pronto, el bloque comunitario ya prepara una lista de productos a los que podría aplicar aranceles como medidas de represalia.
Una buena noticia fueron las cifras económicas positivas en China, en particular las del comercio exterior (exportaciones) y colocación de crédito, lo que reduce un poco las preocupaciones sobre la magnitud del impacto negativo del conflicto comercial con EUA.
Respecto al Brexit, la Unión Europea concedió al Reino Unido más tiempo para encontrar una manera de abandonar el bloque europeo, con un aplazamiento de la fecha límite hasta el 31 de octubre, una prórroga cuatro meses más extensa que lo deseado por Londres y sujeta a una serie de condiciones, incluida la celebración en Reino Unido de elecciones al Parlamento europeo el próximo 23 de mayo. Si Reino Unido no cumple con su obligación de celebrar las elecciones europeas de mayo, quedará automáticamente fuera de la UE el 1 de junio, aunque sea sin acuerdo. El retraso es mejor que un Brexit sin acuerdo, pero no ayuda a resolver la incertidumbre. El aplazamiento también implica una mayor presión hacia Theresa May, ya que algunos miembros de su Partido considerarán que la prórroga eleva el riesgo de que no haya Brexit en absoluto.
De acuerdo a las minutas de su última reunión, el Banco de México ajustará de manera “oportuna y firme” su política monetaria para lograr la convergencia de la inflación a la meta, pese a que el balance de riesgos sigue sesgado al alza. Aunque la decisión de mantener sin cambios la tasa fue unánime, el subgobernador de la junta Gerardo Esquivel no coincidió con el tono restrictivo del comunicado, ni con la conclusión sobre el balance de riesgos para la inflación. En CIBanco consideramos que el tono del comunicado de Banxico fue el adecuado, ya que una postura más “dovish” como sugiere el subgobernador Esquivel hubiera provocado que el mercado comenzara a especular y presionar por un recorte de tasas de interés tan pronto como en su siguiente reunión de política monetaria (16 de mayo), lo que se traduciría en innecesarios desequilibrios en los mercados financieros locales.
La ANTAD dio a conocer un muy bajo crecimiento anual en las ventas de consumo en marzo, 0.3% nominal con respecto al mismo mes de 2018 (-3.7 en términos reales), lo que anticipa un aumento en el consumo del país menor al 2.0% real, e implica un crecimiento del PIB menor al 1.5% en el primer trimestre. La producción industrial cerrará el trimestre con una caída anual cercana al 1.0% y la inflación se volvió a ubicar en 4.0% anual (marzo).
El peso mexicano se apreció en la semana a su mejor nivel desde mediados de marzo y operó la mayor parte del tiempo por debajo de $18.80 spot. Le siguió beneficiando la posibilidad de que se mantengan los estímulos monetarios alrededor del mundo y un avance en el precio internacional del petróleo y las cifras positivas en China.

 
 
Principales referencias económicas y eventos de la semana
Esta semana las referencias para los mercados globales serán escasas, y el volumen de operación en su mayoría será menor debido a los feriados de Semana Santa. La atención se enfocará en los reportes corporativos y en el PIB de China.
En materia económica, en EUA se espera la publicación del libro Beige de la FED; de balanza comercial e inventarios al mayoreo de febrero; de marzo: producción industrial, ventas al menudeo, indicador adelantado, inicios de construcción de casas y permisos de construcción; índice manufacturero de Nueva York (Empire) de abril; así como el cambio en inventarios de petróleo.
En Europa, habrá dato de inflación de marzo e PMI manufacturero, de servicios y compuesto de abril; en Alemania, confianza del inversionista medida por el Grupo ZEW (Situación actual y percepción económica) de abril. En Asia, de China la producción industrial de marzo; en Japón, producción industrial de febrero y la inflación de marzo.
Expectativa para el Tipo de cambio
Algunas de las incertidumbres que pesaban sobre el mercado se van despejando paulatinamente. Los bancos centrales han dejado claro que este año muy probablemente no subirán tasas, y China y Estados Unidos parecen cerca de cerrar su acuerdo comercial. Además, las buenas noticias sobre el desempeño de la economía del gigante asiático han provocado que los inversionistas incrementen sus apuestas por activos de mayor riesgo, entre ellos, el peso mexicano. Las cifras económicas serán relevante para reducir/aumentar las preocupaciones sobre la situación de la economía global. En este sentido, destaca el dato del PIB de China. Finalmente, es factible que los resultados trimestrales en EUA superen las expectativas, lo que abonaría en el buen ánimo de los inversores. Con ello, es probable que la fortaleza del peso mexicano se mantenga durante la semana, con lo que podría cotizar entre los $18.65 y $19.0 spot.
Expectativa para las Tasas de interés
En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar una baja o mantenerse sin cambios; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario, podría moverse entre 7.85% – 8.0%.

Deja un comentario