Alfredo Huerta -

Mañana podríamos tener de manera oficial el anuncio del gobierno de Donald Trump de aumentar de 10 a 25% los aranceles a los productos importados de China por el equivalente a $200,000 millones de dólares.

Significa que algunos de los productos chinos que se consumen en Estados Unidos verán incrementados sus precios de corto plazo y se presione un poco a la inflación, pero muy probablemente la “sustitución de productos” y una menor demanda llevarán a ajustar después los precios.

En la columna anterior comentamos que el valor de la economía de Estados Unidos es de 19.4 trillones de dólares (según nomenclatura americana) y la de China, de 12.2 trillones. Representan entre ambos cerca de 60% del crecimiento mundial. Este impuesto a 25% implicaría un ajuste en la tasa de crecimiento de China de 25 a 40 puntos base de la tasa anual. Sin embargo, de tener un efecto global, la afectación pudiera ser mayor, y en ese caso podríamos ver una expectativa de crecimiento anual para China más cercana a 6.0% anual.

Este movimiento seguramente será resentido y descontado por los mercados, en donde el valor de capitalización de los mercados de ambos países representan cerca de 54%, por lo que podríamos ver caídas en bolsas, transferencia de recursos a mercado de dinero de países o regiones desarrolladas y presiones para mercados y divisas emergentes en donde se ubica a México.

Dicha estimación considera el posible aumento en el arancel de los 200 mil millones de dólares que hoy está a 10%. En caso de que Trump decida subir el arancel de los 325 mil millones de dólares restantes, el crecimiento de China será menor de 6.0% anual y los mercados no lo han descontado.

El peso mexicano podría sufrir efecto

Con respecto al movimiento de la divisa nacional durante el presente año, gran parte del tiempo ha prevalecido estable entre 19.60 y 18.75. Sin embargo, efectos externos harían limitar este beneficio de una tasa real muy atractiva, y en su caso puede llevar la moneda hacia un rango de 19.50 a 20.30. Por esto, cualquier movimiento de apreciación vale la pena evaluar entre la tasa de interés en el año y el movimiento del peso en el corto plazo.

Riesgos globales generan un cambio de flujos por “aversión al riesgo”, lo que podría afectar al peso con un aumento en la volatilidad.

Serán los futuros largos en pesos lo que genere parte de este movimiento al cerrar posiciones.

Cortesía de 24 HORAS

Deja un comentario