Alfredo Huerta -

La economía americana viene transitando en los últimos meses dentro de un proceso de desaceleración económica, luego de que al cierre del primer trimestre, la economía creció a 3.1% anual. El objetivo que tiene la Fed es vigilar el máximo empleo, la estabilidad en los precios y moderadas tasas de interés a largo plazo.

Varios datos han venido mostrando un menor ritmo en su expansión como los indicadores de manufactura y servicios, la producción industrial y las ventas minoristas, entre otros.

Por su parte, el mercado ya tiene por descontado en el movimiento de la curva de los bonos del Tesoro quizá dos movimientos de baja, aunque no necesariamente definido en qué tiempo.

Sin embargo, el viernes pasado se conoció el dato de empleo al mes de junio que registró una creación de 224 mil nuevas plazas y aumentó en tres mil plazas las registradas en mayo. Este dato fue muy superior al esperado de 160 mil puestos. Con ello, el promedio de los últimos 12 meses asciende a 188 mil plazas, lo que no se muestra tan lejos de un promedio general por mes de 200 mil plazas en los últimos años.

El promedio de ingreso por hora permaneció en 3.1% anual y desde mediados de 2018 se ha mantenido en un rango de entre 3.0 y 3.4%, arriba de la inflación anual.

Por el lado de la inflación, la del consumidor se ubica en 1.8% anual en mayo, aunque persiste la posibilidad de que una inflación baja mensual en junio pudiera llevarla esta semana a una tasa anual de 1.5%, por lo que Jerome Powell ha manifestado que la baja inflación sería transitoria. La inflación al productor en contraparte podría presionarse hacia 2.0% anual desde 1.8% actual.

Con todo esto, vemos que la Fed no la tiene tan fácil como para bajar la tasa de interés ahora en julio, a pesar de que los futuros en el mercado así lo reflejan. Podría esperar un mayor número de datos de empleo e inflación como para tomar una decisión y quizá sea en septiembre cuando decida bajar la tasa 25 puntos base, en medio de una mayor información sobre el conflicto comercial de EUA y China, el desarrollo del Brexit, el riesgo geopolítico con Irán, resultados trimestrales de las empresas y quizá ya datos preliminares del PIB al segundo trimestre del año

 

 

Deja un comentario