Pilotzi Noticias -

Además de marcar negativamente las relaciones entre el sector público y privado, y de manchar la imagen de nuestro país ante los inversionistas internacionales, los casos de Mexicana de Aviación y la naviera Oceanografía tuvieron un elemento común de controversia: ambos pasaron por el escritorio del Juez XI de Distrito en materia Civil, Felipe Consuelo Soto. Pues bien, la semana pasada, y a casi una década de que el mencionado nombre tomara relevancia ante la opinión pública, el juzgador vuelve a aparecer en un proceso polémico relacionado con otra empresa emblemática; esta vez para emitir una resolución en la que se destituye a Guillermo “Billy” Álvarez como presidente de la Cooperativa La Cruz Azul.

Consuelo Soto es seguramente uno de los jueces con mayor número de quejas ante el Consejo de la Judicatura Federal, pues ha sido suspendido en diversas ocasiones por irregularidades detectadas en los procesos de los que ha sido responsable. La última, una suspensión por seis meses decretada en el año 2017, relacionada precisamente con el expediente de Mexicana. Ya desde 2012, el propio Consejo de la Judicatura había relevado a este juez del caso de la aerolínea para refugiarlo en el Juzgado Tercero de Distrito en Materia Civil, hasta donde sorpresivamente le llegó también, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, el caso de la empresa de Amado Yáñez Osuna, Oceanografía.

Éste es el mismo personaje que estampó su firma la semana pasada en una orden judicial que los cooperativistas Víctor Velázquez Rangel, Margarita Velázquez Rangel, Laura Alicia Velázquez Rangel y José Antonio Marín Gutiérrez, impulsaron para apoderarse del control de las cuentas bancarias de la cementera y suspender las facultades de su actual presidente y director General. Fue la propia cooperativa la que tuvo que salir a aclarar que Álvarez Cuevas sigue despachando como titular de la organización y que, según sus estatutos, la única manera de remover a un directivo de su encargo consiste en promover una impugnación de la Asamblea en la que se efectuó el nombramiento; algo de lo que, al parecer, el Juez Consuelo Soto no tenía conocimiento.

Voz en Off

No es novedad que una de las intenciones del gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, sea la inclusión financiera de la población en general. También se sabe que su administración ha tenido diversos acercamientos con las instituciones financieras más importantes del país para tratar este tema. Quién ha levantado la mano es una de las sofomes con mayor crecimiento en los últimos años y que se concentra en atender precisamente las necesidades de la población que ha sido olvidada por la banca tradicional durante toda la historia.

Hablamos de Crédito Real, y cuyo Director de Relación con inversionistas, Carlos Ochoa vislumbra un sinfín de oportunidades en el rubro de los pequeños y medianos negocios (Pymes), que hoy en día representan hasta el 34% de participación en la originación de su cartera de crédito que asciende a casi 40 mil millones de pesos, según el último informe en Bolsa. Además de México también buscan acercarse a la población hispana y/o desatendida por los bancos americanos en Estados Unidos, un segmento representado por 55 millones de personas. A dicho mercado pretenden llegar por la vía de sus productos enfocados a autos usados, factoraje y arrendamiento a pymes.

Y así como este tipo de instituciones son importantes para el desarrollo del país, para que dichas financieras tengan un buen desarrollo es de vital importancia sus mecanismos de fondeo. Y es este, el principal de la compañía. Recordemos que las Sofomes, al no ser instituciones bancarias, no manejan los recursos de sus clientes, por lo que tienen que buscar financiamiento mediante la banca de desarrollo, los bancos tradicionales, de fondo de capital o emisión de deuda.

Asimismo, Crédito Real se acaba de colocar dentro de las 500 firmas más importantes de México por tercer año consecutivo. Además de sumar crecimientos de doble dígito en los últimos 5 años, lo que la coloca por encima de firmas como CI Banco, Banca Mifiel y Grupo Financiero Monex en el ranking. El despunte de esta firma mexicana especializada en el otorgamiento de créditos a personas desatendidas por la banca tradicional va de la mano a su internacionalización, así como a la consolidación de sus productos dirigidos a los pequeños y medianos negocios.

 

Deja un comentario