Alfredo Huerta -

Desde febrero pasado, el factor de gobernanza ha venido creciendo de manera constante como el principal factor que obstaculiza el crecimiento de la actividad económica en México, de acuerdo a la encuesta del Banxico de hace algunos días.

Los componentes de la gobernanza son:

1. Problema de inseguridad pública.

2. Incertidumbre de política interna.

3. Corrupción.

4. Impunidad.

5. Falta de Estado de Derecho.

Dentro de estos componentes, a la inseguridad pública, la incertidumbre de política interna y la corrupción tienen el mayor peso dentro de la gobernanza.

Ya dentro de la encuesta, la gobernanza en su conjunto representa 54%, mientras que las condiciones externas reflejan 23%. Para nosotros, la situación que pueda mantener la economía de Estados Unidos se vuelve relevante. Destaca la política sobre el comercio exterior en donde se agudiza la negociación entre Estados Unidos y China, que poco a poco van teniendo efecto de manera inicial en los mercados. La caída en Bolsa le pega a la confianza del consumidor y posteriormente afectará el consumo interno.

La política monetaria de la Fed también es un referente de este riesgo externo, porque sus decisiones tienen implicaciones en el flujo de dinero que se mueve a nivel mundial, incluyendo a México. Recientemente la Fed bajó la tasa de referencia a 2.25% anual ante los riesgos sobre la desaceleración económica.

Evans, miembro de la Fed, consideró hace un par de días que estaría en favor a seguir reduciendo la tasa de interés para contrarrestar una inflación lenta (actualmente en 1.6% anual y por debajo del objetivo de 2.0% anual) y ayudar a que la economía tenga un menor impacto del riesgo global.

El Banxico tendrá su reunión de política monetaria la próxima semana, y tanto la inflación como la condición de la economía hacen propicia una baja en la tasa de interés.

Sin embargo, hay temas pendientes que se tendrán entre septiembre y octubre que pueden obstaculizar dicho ajuste, como la entrega del paquete económico 2020 y la revisión de las calificaciones crediticias a México y a Pemex, con el riesgo de que si Moody’s baja la calificación a Pemex, dos calificadoras (la otra es Fitch) dejarían ya en “grado especulativo” a Pemex y la condición de la paraestatal para participar en los mercados se dificultaría, el costo de su deuda aún podría sufrir un incremento y el estatus financiero de la empresa se presionaría al perjudicar las finanzas públicas.

Las condiciones internas pesan 16%, y se incluye la incertidumbre sobre la situación económica interna, la plataforma de producción petrolera y la ausencia de un cambio estructural en México. Por ello, Pemex es muy importante en la condición de flujos en la tenencia de extranjeros, especialmente en mercado de deuda y que hasta la fecha ya pasó a terreno negativo. En 2019, con fecha al 30 de julio, se acumula una salida de 989 millones de dólares, especialmente con la disminución de posiciones de Cetes.

Deja un comentario