Sergio Luna -
  • La producción industrial (PI) en junio mostró una recuperación parcial después de la caída de mayo. La PI aumentó 1.1% mensual, luego de la disminución mensual de 2.5% observada en mayo, y que a su vez fue la mayor caída desde enero de 2009. El crecimiento mensual de junio se debió a aumentos en los cuatro subsectores: construcción (3.1%), minería (2.5%), electricidad (1.1%) y manufacturas (0.3%). Sin embargo, a tasa anual la producción industrial cayó en 2.1%. Así, durante el periodo enero-junio, la PI cayó (-)1.8% anual. Esperamos que en el resto del año el impulso del sector manufacturero de EUA se modere aún más, que la producción de petróleo persista a niveles muy bajos y que la demanda interna continúe con un dinamismo lento. Así, nuestra proyección para el crecimiento de la producción industrial durante 2019 se ubica en -1.6%, desde 0.2% en 2018. Notamos que las cifras de PI fueron revisadas para el 1T19 y el 2T19, lo que en ausencia de revisiones adicionales implicarían un menor crecimiento del PIB en el 2T19 (0.0% trimestral desde un 0.1% trimestral en la estimación preliminar).
  • El Banco Central de China depreció su moneda a su valor más bajo desde abril de 2008. El Banco Popular de China fijó el valor de su moneda en 7.0136 yuanes por dólar. Esta medida ocurre después de la declaración de EUA sobre China como una economía manipuladora de su tipo de cambio y del anuncio de nuevas tarifas arancelarias del 10% anunciadas por Washington que afectaría a 300 mil millones de dólares en importaciones americanas de productos chinos y que ocurrirán a partir del primero de septiembre. En consecuencia, el lunes 5 de agosto, la moneda china ya se cotizaba por encima de los 7 yuanes por dólar. Cabe mencionar que las autoridades chinas niegan que el movimiento sea una manipulación de su moneda. Finalmente, el presidente de los Estados Unidos insistió en que la Reserva Federal reduzca en 100 puntos base su tasa de política monetaria.
  • Esta semana los ojos estarán puestos en la decisión de política monetaria que se anunciará el jueves 15. Consideramos que el recorte halcón por parte de la Fed de la semana pasada, un dato del PIB de México en el segundo trimestre ligeramente mejor a lo esperado, la reciente turbulencia en los mercados financieros internacionales, así como una inflación subyacente que permanece relativamente elevada y con rigidez a la baja, han disminuido la probabilidad de que Banco de México recorte la tasa objetivo en la reunión del jueves. Mantenemos nuestra proyección de que Banco de México realizará su primer recorte en más de 10 años en su reunión de septiembre.
Perspectiva_Semanal_No457_090819

Deja un comentario