Alfredo Huerta -

Este domingo la SHCP del Dr. Arturo Herrera entregará el Paquete Económico 2020 al Congreso. Así, empieza la cuenta regresiva para Pemex y el Gobierno Federal en relación con la revisión de la Nota Soberana de México y de Pemex.

Analizando el perfil de Pemex sobre sus vencimientos en este año y con el reporte al cierre de junio del 2019, la paraestatal tiene que enfrentar pagos en pesos por el equivalente a $2,675 millones de dólares y en moneda extranjera 7,160 millones de dólares, lo que suma $9,835 millones de dólares.

De la deuda que tiene en moneda extranjera, el 67% la tiene en dólares y el 16% en euros, mientras que el 82% es a tasa fija y el 18% a tasa flotante. La vida media de la deuda financiera de la paraestatal asciende a 9.9 años en dólares y 3.9 años en euros y en pesos, Del total de la deuda que asciende a 104,386 millones de dólares, el 13% está en pesos y el 87% en moneda extranjera.

Por otro lado, en los últimos tres meses, Pemex ha logrado darle estabilidad a la producción diaria de crudo sobre niveles de 1.66 a 1.67 millones. Sin embargo, muy lejos de los estimados en el Presupuesto 2019 sobre 1.78 millones de barriles de crudo. Mejorar la producción diaria de crudo, implica invertir recursos en exploración y producción. Requieren de recursos constantes y además, de apoyarse de la iniciativa privada.

Es por ello, que resulta muy importante revisar el Presupuesto 2020, donde además de las variables macroeconómicas de México y Estados Unidos, vendrá reflejado el apoyo del gobierno federal a Pemex. Es muy probable que el apoyo del Gobierno Federal sea mayor al estimado y así por varios años, y con ello, está en juego la calificación de la Nota Soberana de México además de la propia calificación de Pemex, en la que Moody´s pudiera ser la segunda calificadoras en quitarle el grado de inversión.

Esta necesidad constante de flujos así como un menor crecimiento económico, impactaría a los ingresos futuros del gobierno federal y al mismo gasto público, lo que aumenta la probabilidad para que algunas de las calificadoras al menos, revisen negativamente la calificación crediticia del país y de la paraestatal.

El Secretario de Hacienda ha dejado en claro que en este presupuesto 2020, aumentará el pago por servicio de deuda y estará muy limitado, por lo que una baja en la nota de México, presionaría al alza el riesgo país y las tasas de interés a las que tendría acceso el gobierno mexicano para restructurar o emitir de nueva deuda. Ya Fitch redujo hace unos meses las calificaciones de la Nota Soberana y de Pemex, llevando a esta última a grado especulativo.

En caso de tener una baja en la Calificación Crediticia, existe un riesgo sobre el movimiento de flujos de capitales. En su caso, sería una limitante para la urgente necesidad de BANXICO de bajar las tasas de interés en su próxima reunión del 26 de septiembre próximo.

La economía lo necesita para darle “aire” ante un entorno global adverso y una economía estancada, pero también requiere de una “gobernanza” que brinde certeza y confianza para que la iniciativa privada invierta.

Veremos si el presupuesto contempla el riesgo global y lo incluye en los estimados de crecimiento para México y Estados Unidos.

Deja un comentario