Panorama de Inversión – octubre 2019

Por Craig Burelle, VP, Analista Macro de Loomis Sayles, filial de Natixis IM.

El 4o trimestre de 2019: un potencial reto para los participantes del mercado

Los mercados podrían ser volátiles ya que los inversionistas están buscando pistas sobre la salud de la economía global, si bien la mayoría de las valoraciones de clases de activos parecen de razonables a costosas. Sin embargo, no todo es blanco y negro. A pesar del potencial para una cotización dispareja, creemos que la renta fija y los mercados de renta variable podrían generar retornos de medio a un digito durante los próximos 12 meses.

IMPULSORES MACRO

Aunque el crecimiento económico continúa desacelerándose en todo el mundo, vemos señales limitadas de una recesión inminente.

Los bancos centrales parecen dispuestos a dar soporte a la economía global, reduciendo uno de los muchos riesgos en el horizonte.

  • Los datos de la economía global podrían continuar indicando una debilidad en el corto plazo. Sin embargo, esperamos que la desaceleración derivada de la manufactura revierta su curso posteriormente en el 4º trimestre sin una recesión.
  • La Fed probablemente recorte la tasa de su política clave en octubre y diciembre del 2019. En el extranjero, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón han dado señales de una continua flexibilización hasta que el crecimiento y la inflación se acerquen a las metas establecidas.
  • El consenso de los pronósticos sobre el crecimiento global se ha estabilizado en todas las economías desarrolladas y mercados emergentes. Los niveles absolutos de PIB real aún parecen decentes para este año y el próximo.
  • Todavía esperamos más fuerza en el mercado laboral y aumentos salariales. Sin embargo, estas condiciones podrían no resultar en una inflación de precios al consumidor substancialmente más alta como ha sucedido en expansiones pasadas.
  • Tememos que la debilidad del sector manufacturero se contagie al sector servicios, lo que conducirá a un incremento en la pérdida de empleos. Por ahora, vemos indicios limitados de tal resultado.

CRÉDITO

Vemos un posible exceso de retornos siempre que las condiciones financieras se mantengan estables.

Una sólida demanda de crédito deberá ayudar a los diferenciales del crédito a mantenerse estables.

El crecimiento global sigue siendo moderado y las ganancias corporativas de 2019 probablemente aún se eleven en el rango de un solo digito.

  • Los cambios en el panorama económico probablemente determinen el rango de cotización para los diferenciales del crédito. El deterioro podría ampliar los diferenciales, si bien la mejora podría ajustarlos. La sed global por rendimientos está respaldando una apuesta más fuerte por el crédito, lo cual deberá mantener a los diferenciales relativamente estables.
  • Creemos que el estimado del consenso para las ganancias corporativas de 2020 podría ser muy alto, especialmente si la recuperación del sector manufactura se da de modo más lento de lo anticipado, o no se materializa.
  • El rendimiento del sector crediticio y el potencial de un exceso de retorno dependen de las ganancias corporativas y el crecimiento económico global. Siempre y cuando estos cálculos continúen en expansión, los inversionistas en crédito deberán ser capaces de cosechar cierto rendimiento y un modesto exceso en retornos.
  • La calidad del crédito corporativo con grado de inversión en EEUU continua con una tendencia positiva en la mayoría de los sectores. Creemos que las preocupaciones de una rebaja de créditos con calificación BBB en la próxima recesión económica son válidas, aunque quizá algo exageradas.

GOBIERNOS Y DIVISAS

Los bancos centrales en todo el mundo están recortando tasas de interés en respuesta a un crecimiento económico más débil. La fortaleza del dólar aparentemente persistirá en este entorno.

Una desaceleración económica global y acciones acomodaticias de los bancos centrales respaldaron un avance global de los bonos.

  • Después de enfrentar presiones todo el año, las tasas de interés global se dispararon en septiembre a la vez que los datos del índice global de manufactura se estabilizaron. Veremos un repunte en la actividad económica en los próximos meses, pero no todavía. Cuando esto se materialice, más datos económicos positivos deberán ayudar a la economía global a dejar esta lenta ruta de crecimiento. Dicho esto, no anticipamos un auge o impulso inflacionario.
  • La presión inflacionaria en EEUU no es una amenaza y el panorama del crecimiento global todavía parece ser moderado, lo que respalda nuestra opinión de que la Fed recortará las tasas de interés dos veces más hasta fin de año.
  • Las expectativas basadas en el mercado para la tasa de los fondos federales sugieren un recorte adicional de 25 puntos base en 2019 y dos recortes más en 2020. Si los datos económicos se recuperan como esperamos, la economía podría no necesitar mucho apoyo de la Fed en el 2020.
        • La deuda de mercados emergentes podría demostrar ser una oportunidad atractiva para los inversionistas que buscan el potencial de mayor rendimiento. De todos modos, el dólar podría permanecer fuerte.

RENTA VARIABLE

Las valoraciones a futuro parecen un tanto elevadas a nivel de índice, lo cual destaca la importancia de la selección de valores.

Las ganancias podrían tener que cargar el mayor peso.

  • Los múltiplos precio-ganancias se expandieron a partir de niveles muy bajos este año. Vemos pocas oportunidades de una mayor expansión, incluso con una Fed más flexible y rendimientos a largo plazo cercanos a mínimos multi anuales en todo el mundo.
  • El panorama para las ganancias corporativas y crecimiento global siguen siendo factores críticos que contribuyen a impulsar el desempeño del mercado de renta variable. Los riesgos a la baja incluyen una escalada en las negociaciones entre EEUU y China y un repunte menor de lo anticipado en la actividad económica. Ambos podrían impactar a las ganancias y mercados de renta variable de forma negativa.
  • La política comercial estadounidense aún es una Fuente de incertidumbre para los tomadores de decisiones corporativas y los inversionistas.
  • Hemos presenciado una tendencia débil en las estimaciones de las ganancias para el 2020 todo el año. EEUU se ha desempeñado relativamente mejor que sus contrapartes globales, razón por la que preferimos renta variable de EEUU por encima de la renta variable global.
        • Esperamos que el aumento de las ganancias en 2020 alcance de medio a un solo digito en todo el mundo, con base en nuestra modesta perspectiva económica. Japón y Asia emergente podrían continuar mostrando una debilidad relativa.

RIESGOS POTENCIALES

Los riesgos de una recesión parecen ser bajos, pero necesitamos ver un repunte cíclico pronto.

  • El consenso de estimaciones para el crecimiento interno podría bajar aún más, pero creemos que la probabilidad de una recesión en EEUU es baja. esperamos que EEUU y los datos económicos globales empiecen a mejorar.
  • Estamos atentos a los conflictos geopolíticos con Irán y otras naciones. Si los eventos geopolíticos empeoran, los inversionistas podrían demandar una compensación por el riesgo añadido, lo que impulsará la escalada de las primas de riesgo. Los diferenciales de crédito y mercados de renta variable probablemente se van a tambalear.
  • El consenso de estimaciones sobre el aumento de las ganancias para 2019 se ha ajustado a la baja hasta el rango de un dígito para EEUU, Europa y mercados emergentes. Japón podría registrar descensos en las utilidades corporativas este año. Creemos que el aumento de las ganancias debe mejorar para apoyar el desempeño de la renta variable a lo largo del 2020.
  • Un repunte en los indicadores económicos de alta frecuencia podría llegar lejos para respaldar el sentir de los inversionistas y activos de riesgo. Por ahora, el sentir de los inversionistas aún refleja el temor de final de ciclo, lo cual podría sobreestimarse. Creemos que la expansión deberá continuar a lo largo de 2020.

PANORAMA POR CLASE DE ACTIVOS

Cortesía

Deja un comentario