Pilotzi Noticias -

La Secretaría de Gobernación (Segob) debe formular y coordinar programas y acciones de prevención social, así como de atención integral de niñas, niños y adolescentes, víctimas del delitos de ciberacoso sexual, quienes mediante el uso del Internet y redes sociales son incitados a acciones de índole sexual para enviar material erótico o pornográfico.

Así lo afirmó la secretaria de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Cámara de Diputados, Dulce María Méndez de la Luz Dauzón, al presentar un exhorto a la dependencia para que actúe de esa manera, siempre en el ámbito de su competencia.

Dio a conocer que en México, al menos uno de cada siete menores de edad ha recibido solicitudes sexuales, generalmente de adultos que se hacen pasar por “amigos” en las redes sociales, donde 80 por ciento de quienes las utilizan aceptan a desconocidos y 43 por ciento habla con ellos.

En un punto de acuerdo que analizará la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, precisó que el “sexting” se convierte en una práctica de riesgo cuando se ven involucrados menores de edad.

Explicó que esta práctica consiste en el envío de fotografías o videos con una connotación sexual tomadas por el propio individuo y el riesgo es que los contenidos pueden ser usados en forma dañina por los pares que en ocasiones son los propios amigos y compañeros de las niñas, niños y adolescentes.

Mientras que el ciberacoso sexual infantil, conocido como “grooming”, lo realizan adultos, que haciéndose pasar por un niño, en un medio digital, se ganan la confianza y amistad del menor a través del engaño, con el único fin de pedirle imágenes o actos de contenido sexual o erótico para satisfacerse sexualmente, buscando incluso un encuentro.

“Es común que estas acciones sean sólo la antesala y avancen configurando delitos de trata infantil, pornografía o abuso sexual”, alertó Méndez de la Luz Dauzón, diputada de Movimiento Ciudadano.

De acuerdo con datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la captación de menores con fines sexuales puede llevar minutos, horas, días o meses, según los objetivos e intenciones del agresor y las reacciones de los menores.

Además, quienes tienen mayor peligro de ser manipulados psicológicamente con fines sexuales son los adolescentes, en particular las niñas.

La diputada de MC destacó que muchos padres viven lo que se denomina analfabetismo cibernético y las niñas, niños y adolescentes van a la vanguardia en la navegación en Internet, utilización de dispositivos electrónicos y manejo de aplicaciones.

Añadió que en la medida que se hacen más sofisticadas las formas de atentar contra el libre desarrollo de la personalidad de niñas, niños y adolescentes, el Estado debe emprender acciones concretas que alerten y protejan a los menores de edad contra el acoso y violencia sexual en el ciberespacio.

Las acciones preventivas, subrayó, tienen una función preponderante para reducir el riesgo y elevar la seguridad de niñas y niños durante su navegación en el ciberespacio.

Dulce María Méndez afirmó que los daños psicosociales que enfrentan las niñas y los niños víctimas de ciberacoso van desde la culpa, vergüenza, aislamiento, miedo, agresividad, silencio, conducta retraída, alejamiento de amigos, negación a volver a utilizar redes sociales, hasta el suicidio.

Por lo tanto, es necesario brindar acompañamiento psicológico e integral a las víctimas, para que no cometan actitudes de riesgo en la utilización de sus redes sociales, que fomente la confianza en ellos mismos y vuelvan a revalorizarse.

Con información de NOTIMEX

Deja un comentario