Las acciones en caída libre. Guerra tecnológica hunde el apetito por el riesgo, El petróleo poco firme. El oro sube. El Bitcoin se hunde

Por Edward Moya, analista de mercados en OANDA

Hoy fue día relativamente tranquilo en el que, sin embargo, las acciones estadounidenses no han logrado recuperarse. Los indicadores y la confianza del consumidor -de hoy- legitiman la recuperación económica, pero ofrecen poco optimismo frente a los crecientes riesgos que muestra el panorama económico.

El informe de confianza de la Universidad de Michigan tuvo registros mejor de lo esperado sobre la confianza y las condiciones actuales, pero señala que las elecciones han empezado a tener un impacto fuerte sobre las perspectivas económicas futuras y, sin duda, la recuperación económica del verano ha perdido impulso.

Las acciones de la industria tecnológica vienen cayendo también. Las perspectivas son confusas ya que las recientes novedades de TikTok le agregan más tensión a las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China, mientras que Wall Street debe empezar a fijar precios de aquí a noviembre, lo que generaría impuestos más altos y regulaciones más estrictas.

La decisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos de prohibir TikTok y WeChat, de propiedad china, en las tiendas de aplicaciones estadounidenses es una mala noticia para las acciones de tecnología. TikTok tiene hasta el 12 de noviembre, después de las elecciones, para abordar las preocupaciones de seguridad nacional de Donald Trump. La guerra comercial entre Estados Unidos y China se está convirtiendo en una guerra tecnológica y eso hará que sea muy difícil que los activos de riesgo entren con fuerza en noviembre.

La venta masiva del mercado de valores de la tarde se debió a las preocupaciones de que la segunda ola de coronavirus en Europa se está saliendo de control mientras que los inversores se vuelven escépticos sobre las perspectivas para las grandes tecnologías. Europa parece preparada para renovados cierres y las acciones de tecnología tienen demasiadas incertidumbres con respecto a la guerra comercial entre Estados Unidos y China que se está gestando. Por lo cual, se podrían venir regulaciones potencialmente más estrictas e impuestos más altos con una presidencia de Joe Biden.

Petróleo

Los precios del crudo hicieron caso omiso a las preocupaciones sobre el exceso de oferta en Libia, ya que los comerciantes de energía optaron por recordar las duras palabras de la ministra de energía de Arabia Saudita a los países que juegan doble en la OPEP +. Los saudíes están demostrando que defenderán los precios del petróleo y nadie quiere ir en su contra. Los comerciantes de energía esperarán la confirmación del comandante militar libio, Khalifa Haftar, para levantar el bloqueo a las exportaciones de petróleo, que será aceptada por la National Oil Co. Parece poco probable que Libia vuelva rápidamente a producir 1,1 millones de bpd.

Un comodín para el petróleo ha sido esta temporada de huracanes tan activa que ha hecho que los pronosticadores se queden sin argumentos por segunda vez en la historia. Con más de dos meses por delante para la temporada de huracanes, la producción de crudo puede sufrir más interrupciones en el Golfo. El informe semanal de recuento de plataformas, de Baker Hughes, mostró que el conteo de estas estructuras petroleras en EE. UU. disminuyó considerablemente.

El crudo WTI se desplomó después de que la perspectiva de la demanda del petróleo sufriera un gran golpe tras la actualización diaria del virus, informada en Francia, la cual mostró que los nuevos casos aumentaron por encima de 13.000, el mayor número registrado desde el cierre del primer semestre de 2020. La segunda ola está golpeando duramente a Europa y parece que los cierres están de regreso. 

Oro

Los precios del oro subieron después de los informes de que el Congreso está cerca de un acuerdo sobre la financiación de la economía, lo que generó esperanzas de que un estímulo fiscal no esté muy lejos. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, generó cierto optimismo frente a que la presión está creciendo en ambos lados para que llegue un nuevo proyecto de ley de alivio frente a la pandemia. Los demócratas buscan un paquete de 2,2 billones de dólares, mientras que la Casa Blanca ha señalado su apoyo a un acuerdo en cerca de 1,5 billones de dólares.

El oro está empezando a subir nuevamente, ya que la guerra comercial entre Estados Unidos y China está haciendo que los inversionistas salgan de las acciones tecnológicas de mega capitalización hacia valores cíclicos y refugios seguros. La segunda ola del virus está afectando a Europa y el enfoque actual de esperar y analizar las reacciones de todos los bancos centrales europeos probablemente será de corta duración. Los bloqueos están regresando al viejo continente y muchos estados de EE. UU. vienen registrando nuevos infectados cada semana, lo que requerirá más apoyo fiscal y monetario.

El oro sigue atrapado en su estrecho rango de negociación después del decepcionante anuncio de la Fed, que no fue lo suficientemente moderado. Si los riesgos de la guerra comercial siguen creciendo y los casos en aumento a nivel mundial desencadenan nuevos cierres, el oro podría volver a romper rápidamente la barrera de los US$2.000 la próxima semana. 

Bitcoin

El Bitcoin está participando en la liquidación más amplia del mercado de valores en este momento. La aversión al riesgo se ha reafirmado y nadie quiere ocupar posiciones importantes durante este fin de semana.

Las noticias en torno a esta criptomoneda han estado tranquilas durante las últimas dos semanas, pero un panorama económico global en franco deterioro podría ser positivo para las criptomonedas, ya que Wall Street aumenta las expectativas de que las políticas y los legisladores brinden más estímulos fiscales y monetarios. A medida que los casos de coronavirus siguen aumentando en EE. UU. y Europa, los temores de un nuevo bloqueo traerán de vuelta un argumento clave para manejar y comercializar criptomonedas. 

La creencia simplista de que las monedas fiduciarias perderán su valor a medida que los bancos centrales sigan imprimiendo dinero y aumenten sus balances estará acompañada de crecientes riesgos de que algunos bancos centrales estén más cerca de llevar las tasas de interés a territorio negativo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.