¿Mal de amores? No es lo único que lastima tu corazón

Especialistas del área cardiovascular de Laboratorios Silanes
 
Si bien la pandemia continúa afectando la vida de las personas, llegó para que hiciéramos consciencia de nuestra salud y la de nuestra familia y de esa manera cambiar nuestro estilo de vida, con el objetivo de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial, comorbilidad más frecuente en pacientes con complicaciones por covid-19.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares o del corazón son la principal causa de defunción. La hipertensión arterial, por ejemplo, afecta a 250 millones de personas a nivel mundial, y de dicha cifra, 15.2 millones son mexicanos, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018.

En dicho sentido, es importante recordar que nuestro corazón es el motor principal de nuestras vidas y en el marco del mes del amor y la amistad, te compartimos datos interesantes sobre él:

  • El corazón late 80 veces por minuto, es decir, 115 mil 200 veces al día, lo que significa más de 42 millones de veces al año.
  • La función del corazón es bombear sangre rica en oxígeno y nutrientes, de esta manera circula por todos los rincones de nuestro organismo. Lo asombroso es que sólo tarda 60 segundos en realizar dicho proceso.
  • La hipertensión arterial, es una de las enfermedades cardiovasculares que más afecta al corazón, pues lo obliga a trabajar muy duro para bombear sangre, lo que pudiera ocasionarle infarto de miocardio, ensanchamiento del corazón e incluso insuficiencia cardiaca.
  • El síndrome del corazón roto es una afectación temporal y es ocasionada por situaciones estresantes y emociones extremas como: divorcio, la muerte de un ser querido, etc., sin embargo, ante un dolor en el pecho o dificultad para respirar persistente, es importante consultar a su médico.

Debido al trabajo que nuestro corazón hace día y noche por nosotros, nos corresponde consentirlo para mantenerlo sano y fuerte. Por lo tanto, es recomendable hacer de nuestra vida una historia saludable al realizar 150 minutos a la semana de actividad física aeróbica (caminar, correr, nadar, practicar bici) y comer alimentos saludables evitando el consumo de grasas saturadas, sal, así como bebidas azucaradas, alcohol y tabaco.

Para conocer rutinas de ejercicio, platillos saludables, e incluso llevar un control y seguimiento de niveles clínicos y un manejo emocional adecuado, puedes consultar Intégrate (integratemexico.com.mx), iniciativa que promueve gratuitamente estilos de vida saludables para pacientes, familiares y cuidadores.

Deja un comentario