Las divisas más depreciadas en los mercados financieros

El peso cerró la sesión con una depreciación de 0.27% o 5.4 centavos, cotizando alrededor de 19.92 pesos por dólar, tocando un mínimo de 19.8041 y un máximo de 19.9287 pesos. La debilidad del peso ocurrió de forma paralela a un retroceso de los precios del petróleo en el mercado de materias primas, en donde el WTI cerró con un retroceso diario de 3.48%, cotizando en 71.38 dólares por barril. La caída del precio del petróleo está asociada a la incertidumbre global ante el incremento en números de casos de coronavirus de la variante delta, lo que amenaza el crecimiento económico de países como China y Estados Unidos.

Durante la mañana, en Estados Unidos se publicó el indicador ISM de manufactura que se ubicó en 59.5 puntos en julio y aunque acumula 14 meses en zona de expansión, disminuyó 1.1 puntos con respecto a la lectura de junio. Al interior, el indicador de empleo incrementó 3 puntos a 52.9, regresando a zona de expansión luego de la lectura de junio de 49.9 unidades. Por su parte, los nuevos pedidos disminuyeron 1.1 puntos, mientras que, los nuevos pedidos de exportación se contrajeron 0.5 puntos. Los empresarios indicaron que siguen enfrentando dificultades para satisfacer la alta demanda, debido a la escasez de materias primas y la poca disponibilidad de transporte. Es probable que el indicador muestre un deterioro adicional en agosto, debido al incremento en casos de coronavirus, lo que ha ocasionado una desaceleración de la actividad económica en varias regiones. 

En México, el indicador IMEF manufacturerode julio se ubicó en 52.23 puntos, mostrando pocos cabios con respecto al mes previo, señal de que podría estarse observando un freno de la recuperación. Durante julio el sector manufacturero permaneció limitado por la escasez de algunas materias primas a nivel mundial, lo que ha ocasionado cuellos de botella y un alza en los precios de los commodities. Específicamente, continúa la crisis de semiconductores que afecta a la industria automotriz y de electrónicos, subsectores importantes en términos de las exportaciones mexicanas, recordando que en conjunto estos sectores representan más del 50% del total de las exportaciones a Estados Unidos. Adicionalmente, el sector manufacturero enfrenta poca disponibilidad de transporte lo que limita su crecimiento.

Las divisas más depreciadas durante la sesión fueron de países productores de materias primas y economías emergentes. El peso colombiano fue la más depreciada con 1.43%, seguido del peso chileno con 1.18%, la corona noruega con 0.27%, el peso mexicano con 0.27% y el dólar canadiense con 0.26%. Es importante mencionar que, a pesar de la depreciación de estas divisas, en el mercado cambiario el índice ponderado del dólar se mantuvo estable, mostrando un retroceso moderado de 0.06%.

En la sesión, el euro tocó un mínimo de 1.1859 y un máximo de 1.1897 dólares por euro. Por su parte, el euro peso tocó un mínimo de 23.5285 y un máximo de 23.8026 pesos por euro.

Al cierre, las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en 19.9217 pesos por dólar, 1.3888 dólares por libra y en 1.1871 dólares por euro.

El mercado de capitales inició la semana con resultados mixtos y variaciones moderadas con respecto al cierre de la semana previa. La principal fuente de volatilidad en la sesión fueron las revisiones finales de los índices PMI de manufactura, correspondientes a julio. Para en caso de Europa, el PMI de la Eurozona se ajustó al alza con respecto a la estimación preliminar, de 62.6 a 62.8 puntos, mientras que los PMI manufactureros de Alemania y el Reino Unido se mantuvieron sin cambios, en 65.9 y 60.4 unidades, respectivamente. En Estados Unidos, el ISM manufacturero se ubicó en 59.5 puntos, por debajo de los 60.6 de junio y de los 61.0 esperados por el mercado. De acuerdo con el Instituto de Gestión de Suministros (ISM, por sus siglas en inglés), las empresas manufactureras en Estados Unidos están teniendo problemas en la parte de suministro de su cadena de producción, debido a la escasez de materia prima y/o a las alzas en los precios. La posibilidad de que estos shocks a la oferta, generados por las interrupciones a la actividad económica por la pandemia, generen presiones inflacionarias, es algo que ha especulado mucho el mercado en meses recientes, lo que generó un comportamiento de cautela en el mercado bursátil durante la sesión.

En el resto de la semana, se podría observarvolatilidad a partir del miércoles, debido a que se publicarán algunos indicadores económicos relevantes. En Estados Unidos, como habitualmente sucede en la primera semana de cada mes, el miércoles se publicará la encuesta de Automatic Data Processing (ADP) de empleo, mientras que el viernes se publicará el reporte mensual de empleo. En España también se publicará el reporte mensual de empleo el viernes. Por su parte, en Europa se publicarán datos de producción industrial para algunos países, como Alemania, Francia e Italia. En México, esta semana se publicará el reporte mensual de la industria automotriz, elaborado por la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y que incluye datos de producción, ventas internas y exportaciones de vehículos ligeros.

Así, en Estados Unidos, los principales índices accionarios cerraron con resultados mixtos. Por un lado, los índices Dow Jones y S&P 500 retrocedieron en 0.28% y 0.18%, respectivamente, a niveles de 34,838.16 y 4,387.16 puntos. En sus movimientos intradía el Dow Jones alcanzó un nuevo máximo histórico, de 35,192.11 puntos. Al interior del S&P 500, los sectores con peor desempeño fueron los más sensibles al ciclo económico, como el de materiales (-1.17% en promedio), industrial (-0.72%) y financiero (-0.71%). En lo que va del año, el Dow Jones gana 13.86%, mientras que el S&P 500 avanza 16.80%. Por otro lado, el NASDAQ registró una ganancia moderada de 0.06%, ubicándose en 14,681.07 unidades, lo que equivale a un rendimiento acumulado en el año de 13.91%.

En México, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores cerró con pocos cambios con respecto al cierre de la semana previa, en un nivel de 50,869.48 puntos, lo que equivale a un rendimiento acumulado en el año de 15.44%. El desempeño del mercado local fue marcado por la falta de apetito por riesgo en el resto de los mercados occidentales y no por factores internos. Al interior, se registraron pérdidas en 22 de las 34 emisoras, mientras que 12 cerraron en terreno positivo. Las emisoras con mejor desempeño fueron Bimbo (+3.99%), Orbia (+2.86%), BanBajio (+2.47%) y Walmex (+1.58%), mientras que las mayores pérdidas se dieron en Peñoles (-1.99%), Televisa (-172%), Grupo Carso (-1.51%) y BanRegio (-1.08%).

En Europa, las principales plazas bursátiles cerraron con resultados mixtos, predominando ganancias. El Euro Stoxx 600 cerró con una ganancia de 0.59% colocándose en 464.45 unidades, 16.39% por encima del cierre del año anterior. Este índice alcanzó un nuevo máximo histórico en la sesión, de 465.84 puntos. Por su parte, los índices DAX de Alemania y FTSE 100 de Londres avanzaron en 0.16% y 0.70%, respectivamente, a niveles de 15,568.73 y 7,081.72 puntos. En el acumulado del año, el DAX gana 13.48%, mientras que el FTSE 100 avanza 9.62%. Se consideró una sesión mixta ya que algunos índices, como el FTSE MIB de Italia (-0.05%) cerraron en terreno negativo.

En la sesión asiática, los principales mercados de valores cerraron con resultados positivos, mostrando ganancias de entre 1.50% y 2.00%, al extender su movimiento correctivo de la segunda mitad de la semana anterior, luego de que a inicios de semana se diera un desplome por las tensiones políticas entre China y el Occidente. El Nikkei 225 de Japón presentó una ganancia de 1.82%, ubicándose en 27,781.02 puntos, lo que equivale a un rendimiento en el acumulado del año de 1.23%. Por su parte, en China, los índices de Shanghái y Shenzhen avanzaron en 1.97% y 2.15%, respectivamente, a niveles de 3,464.29 y 2,436.92 unidades. En el acumulado del año, el Shanghai Composite pierde 0.25%, mientras que el Shenzhen Composite gana 4.62%.

En el mercado de dinero y deuda, los rendimientos de los bonos a 10 años de Alemania y el Reino Unido disminuyeron en 2.6 y 4.4 puntos base, respectivamente, a tasas de -0.49% y 0.52%. En Estados Unidos, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años disminuyó en 5.2 punto base, a 1.17%, mientras que en México el rendimiento de los bonos M a 10 años se mantuvo sin cambios, en una tasa de 6.90%.

El Bitcoin cerró la sesión con una pérdida de 5.86%, cotizando cerca de 38,850 dólares por unidad, lo que equivale a un rendimiento acumulado en el año de 33.96%. Este movimiento es parte de su periodo de consolidación, luego de que en las dos semanas previas tuvo un impulso alcista marcado, de un mínimo de 29,307.88 a un máximo de 42,605.96 dólares, un incremento de más de 45% en 10 días. Del punto de vista técnico, el Bitcoin detuvo este movimiento al alza, consolidándose alrededor del promedio móvil de 100 días, actualmente cerca de 39,800 dólares.

En la sesión, el Indicador Base de Percepción de riesgo global (IBP) se ubicó en -118 unidades, lo que significa apetito por riesgo medio. Lo anterior se dio ante las expectativas positivas en torno a los reportes trimestrales y la posibilidad de que la Fed mantenga su postura monetaria flexible por más tiempo. 

Al interior del indicador, el componente de riesgo país fue consistente con mayor apetito por riesgo, mientras que los mercados de capitales, commodities, divisas y dinero mostraron resultados mixtos.

El oro cerró la sesión con pocos cambios, cotizando en 1,813.14 dólares por onza, lo que equivale a una pequeña contracción en su precio de 0.06%. Hay que mencionar que, los participantes del mercado se mantienen a la espera de la publicación de la nómina no agrícola de Estados Unidos correspondiente al mes de julio. Los participantes del mercado esperan que los indicadores laborales puedan influir en la decisión de política monetaria de la Reserva Federal. De acuerdo con los funcionaros de la Fed, el progreso del mercado laboral será importante para determinar cuándo podrían reducirse las compras de bonos.

Cabe destacar que la sesión se caracterizó por un mayor apetito por riesgo en los mercados financieros globales, en particular en el mercado de capitales, el cual está asociado a la publicación de reportes trimestrales correspondientes al segundo trimestre. Si bien, el mayor apetito por riesgo reduce la demanda de activos refugio como el oro, también ha debilitado al dólar estadounidense, llevando al índice ponderado a cerrar la sesión con una reducción de 0.06%. El debilitamiento del dólar permite la mayor demanda por commodities, como el oro, al hacerlo más accesible para inversionistas que tienen otra divisa. 

Por su parte, los metales industriales cerraron la sesión con resultados mixtos. Por un lado, las presiones al alza se dieron ante el debilitamiento del dólar estadounidense y el aumento en el apetito por riesgo en los mercados financieros globales, que aumentaron la demanda por activos más riesgos como los commodities industriales. 

Por otro lado, las presiones a la baja se dieron ante los resultados industriales de China y Estados Unidos correspondientes al mes de julio, los cuales mostraron que la manufactura se está desacelerando. En Estados Unidos, el ISM de manufactura se ubicó en 59.5 puntos en julio, disminuyendo 1.1 puntos con respecto a la lectura de junio. Mientras tanto, en China, el PMI de manufactura de Caixin se ubicó en 50.3 puntos, por debajo de los 51.0 esperados por el mercado.

Ante esto, el precio del níquel se redujo 0.18% y finalizó cotizando en 19,516 dólares por tonelada métrica, mientras que el precio del zincincrementó 0.78% y finalizó cotizando en 3,050.5 dólares por tonelada métrica. Asimismo, el precio del aluminio cerró la sesión cotizando en 2,615 dólares por tonelada métrica, con un incremento en su precio de 0.97%, mientras que, el precio del cobre se redujo en 0.27% y cerró la sesión cotizando en 9,674.7 dólares por tonelada métrica.

Finalmente, los commodities agrícolascerraron la sesión con ganancias, pues esperan que las malas condiciones climáticas hayan reducido la oferta de los granos. De hecho, en Brasil se han recortado las expectativas de las cosechas.

De acuerdo con la consultora AgRural la producción total de la cosecha de maíz de invierno en Brasil se estima sea de 56.2 millones de toneladas, frente a 59.1 millones estimada a principios de julio. Por su parte, de acuerdo con el recorrido anual de la cosecha estadounidense el rendimiento medio del trigo de primavera en Dakota del Norte, uno de los principales productores del grano, se situará en 29.1 bushels por acre, el más bajo desde 1993.

Ante esto, el trigo cerró la sesión con un aumento en su precio de 3.87%, en 7.31 dólares el bushel, mientras que el precio del maíz aumentó en 2.52% y cerró cotizando en 5.59 dólares por bushel. Finalmente, la soya cerró la sesión cotizando en 13.52 dólares por bushel, lo que equivale a un aumento de 0.24% en su precio.

Las principales mezclas de petróleo cerraron la sesión con pérdidas, ante un deterioro en las expectativas en torno a su demanda, lo que se dio ante dos principales factores:

1.            La rápida propagación de variante delta de coronavirus, que ha llevado a Tailandia y a Sídney a ampliar sus medidas de confinamiento, mientras que China, está enfrentando un nuevo brote de contagios en 14 de sus 32 provincias.

2.            Los datos de manufactura de China que, señalaron una desaceleración en su actividad económica. El PMI de manufactura de Caixin se ubicó en 50.3 puntos, por debajo de los 51.0 esperados por el mercado.

Por otra parte, también existen preocupaciones en torno a la oferta global de petróleo, sobre todo ya que la OPEP y sus aliados (OPEP+)comenzaron a incrementar su producción petrolera conjunta. Cabe recordar que el mes pasado, la OPEP+ se comprometió a elevar la producción petrolera en 400 mil barriles diarios, de agosto a diciembre, extendiendo el acuerdo hasta abril del 2022.

Ante esto, el precio del WTI cerró la sesión cotizando en 71.38 dólares por barril, lo que equivale a una reducción en su precio de 3.48%. En la sesión, el WTI alcanzó un máximo intradía de 73.95 dólares por barril y un mínimo de 70.55 dólares. Mientras tanto, el precio del brent cerró cotizando en 73.03 dólares por barril, con una disminución en su precio de 3.16%.

Finalmente, la mezcla mexicana de exportación cerró el mes de julio cotizando en 70.27 dólares por barril, lo que equivale a un aumento de su precio de 1.4%.

Cortesía Grupo Financiero Base 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.