El pulso de la FED: Skilling – Análisis

Por José Giraz, director de América Latina de Skilling

La semana anterior terminó con la caída de los índices europeo y estadounidense, luego de que se conocieran los datos de Estados Unidos. Los datos no cumplieron con las expectativas de los inversores, lo que produjo un aumento en la demanda de activos refugio. Según el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, se crearon 235.000 nuevos puestos de trabajo en agosto, cuando los operadores esperaban la generación de 720.000. Por su parte, la tasa de desempleo bajó del 5,4% al 5,2%, alcanzando el nivel más bajo desde que comenzó la pandemia Covid-19.

Los resultados podrían considerarse una razón suficiente para que la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) espere datos más sólidos antes de realizar un recorte en los planes de estímulo. También podría replantearse hacer una rebaja en la compra mensual de 120.000 millones de dólares en bonos. Si bien la semana terminó a la baja después de tomar ganancias, el jueves el S&P 500 volvió a registrar un nuevo récord histórico (ya el 54o récord en lo que va de 2021), mientras que el Nasdaq también terminó en máximos históricos, al subir un 0,4%.

Para esta semana, las repercusiones de los datos de empleo seguirán impactando, primero en las bolsas asiáticas y luego en Europa y América. A nivel macroeconómico, las publicaciones de la Balanza Comercial y el IPC de China, la decisión sobre tipos de interés del Banco Central de Australia (RBA) y el Banco de Canadá, el Índice de Confianza del Inversor ZEW de agosto de Alemania, el PIB del 2T de la Eurozona y Japón, el Libro Beige de la Reserva Federal de Estados Unidos, destacan la decisión sobre tipos de interés del Banco Central Europeo.

Dólar: el índice del dólar (DXY), un indicador que mide la fortaleza del dólar frente a las monedas del G7, cayó después de que se publicaron los datos de empleo y cerró ligeramente con una baja de 0.08% el viernes, a 92.15 puntos. Como comentamos anteriormente, los datos de empleo de Estados Unidos no cumplieron con las expectativas, minimizando las posibilidades de una probable reducción de los planes de estímulo, algo que beneficiaría al dólar. Para este lunes, el dólar debería volver a intentar recuperar parte del terreno perdido ante la incertidumbre de la economía mundial como consecuencia del avance de la variante Delta y beneficiarse de su papel como activo refugio.

Petróleo: los precios internacionales del petróleo terminaron en alza la semana pasada, como resultado de una mayor demanda internacional y una menor oferta, principalmente de los campos ubicados en el Golfo de México luego del paso del huracán Ida. Se estima que la producción cayó 1,7 millones de barriles como consecuencia del fenómeno climático. Los precios del Brent subieron un 0,5%, para cotizar a 73,42 dólares el barril, mientras que West Texas se apreció un 0,3%, a 70,20 dólares. En el mercado, los analistas estiman que los precios de ambas variedades se mantendrían en alza, a pesar de la decisión de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de incrementar la oferta en 400.000 barriles. Para esta semana, el Brent podría cotizar cerca de $ 73,00- $ 75,00, mientras que se espera que el WTI cotice entre $ 69,00 y $ 66,00.

Oro: Los datos decepcionantes sobre el empleo en Estados Unidos beneficiaron al oro, que se considera un refugio seguro favorito para los inversores en momentos de incertidumbre económica. Asimismo, los actuales niveles de inflación en el país norteamericano incentivan la compra del metal amarillo. Dadas las perspectivas de que la FED no haga cambios a corto plazo en los planes de estímulo de Estados Unidos, se espera que el metal se mantenga cerca de los $1800 la onza. El objetivo está en la resistencia psicológica de los $1900, zona que podría ser clave para tomar beneficios, previo descanso para intentar continuar con la tendencia alcista.

Cripto: las criptomonedas continúan su impulso alcista, destacando el avance de Ethereum, la segunda moneda por capitalización bursátil, que continúa fortaleciéndose y se acerca a máximos históricos, ubicados en $4.100. En la última semana, la criptomoneda se apreció un 25%, mostrando un mejor desempeño que Bitcoin en 2021. Por su parte, BTC continúa por encima de los 50.000 dólares, consolidándose por el momento por encima del citado nivel, que es clave, para seguir avanzando terreno. Una de las novedades en las que los inversores centran su atención es la oficialización de Bitcoin como moneda legal en El Salvador. El 7 de septiembre será el día en que BTC será la moneda de uso, una medida pionera a nivel mundial. En el país, hay diferentes opiniones. Por un lado, hay personas que están a favor de la inclusión financiera y por otro lado, hay personas que creen que es un error considerar la moneda virtual como un valor legal. El hecho de que la ley haya sido aprobada generó escepticismo en la población con tanta rapidez que considera al BTC como un instrumento utilizado para el blanqueo de capitales. Además, la naturaleza volátil de la moneda podría generar inestabilidad en la economía local.

Peso mexicano: el peso mexicano avanzó posiciones frente al dólar estadounidense, luego de una menor demanda interna por el dólar. En el mercado local, el tipo de cambio se negoció en $20,33. Para esta semana destacan las publicaciones del IPC anual de agosto y producción industrial de julio. Sin duda, esos datos marcarán la pauta de la semana. Respecto a los niveles para esta semana, si el par perfora el soporte de 19.56, tiene vía libre para intentar ir en busca del triple piso, ubicado en 19.753.

Disclaimer: negociar productos financieros con margen conlleva un alto grado de riesgo y no es adecuado para todos los inversores. Asegúrese de comprender completamente los riesgos y de tener el cuidado adecuado para gestionarlos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.