peso cerró la semana con una depreciación de 1.66%

El peso cerró la semana con una depreciación de 1.66% o 34 centavos, cotizando alrededor de 20.81 pesos por dólar, con el tipo de cambio tocando un mínimo de 20.4372 y un máximo de 20.9141 pesos por dólar, no visto desde el 20 de diciembre. Por lo anterior, el peso acumula dos semanas consecutivas de depreciación frente al dólar perdiendo 2.47% o 50.5 centavos.

En el mercado cambiario la mayoría de las divisas perdieron terreno frente al dólar, con excepción del real brasileño que mostró una apreciación semanal de 1.06%. En la canasta amplia de principales cruces, el peso mexicano se ubicó en la décima posición entre las divisas más depreciadas, mientras que el índice ponderado del dólar estadounidense mostró un fortalecimiento semanal de 1.63%, siendo su mayor avance desde la semana que terminó el 18 de junio. Los factores que ocasionaron el fortalecimiento del dólar durante la semana son los siguientes:

1.                  Expectativa de que la Reserva Federal abandonará de forma agresiva los estímulos monetarios. El miércoles el presidente de la Fed, Jerome Powell, mencionó en su conferencia de prensa que el primer incremento de la tasa de interés podría ser en marzo y poco después iniciar la reducción de la hoja de balance, lo que podría ser entre junio y julio. La postura monetaria menos flexible se debe a que continúan los riesgos al alza para la inflación, mientras se observa un mercado laboral fuerte.

Cabe recordar que, la última vez que la Fed inició un ciclo de normalización de su política monetaria, esperó 22 meses entre su primer incremento en la tasa de interés (diciembre del 2015) y el primer ajuste a la hoja de balance (octubre del 2017). Lo anterior contrasta con el probable escenario actual, que podría ser de entre tres y cuatro meses. Por otro lado, la Fed recortó su programa mensual de compra de bonos a 30 mil millones de dólares al mes, indicando que concluirá a inicios de marzo. 

Además, el jueves se dio a conocer que la economía estadounidense creció 5.7% en el 2021, siendo su mayor crecimiento desde 1984. La recuperación acelerada de Estados Unidos, alimenta la expectativa de una postura más restrictiva por parte de la Fed, lo que ha llevado al mercado a descontar 4 incrementos en la tasa de interés de la Fed durante el 2022.

2.                  Durante la semana se elevaron las tensiones militares entre Ucrania y Rusia. Desde inicios de la semana Estados Unidos dio a conocer que tiene 8,500 tropas en alerta máxima que podrían desplegarse en la región en caso de ser necesario. Asimismo, el gobierno de Estados Unidos ha reiterado que se podrían imponer sanciones económicas severas a Rusia en caso de un ataque, lo que eleva el riesgo de un conflicto entre Rusia y países de la OTAN. Las noticias en torno a esta situación generaron una mayor aversión al riesgo global, fortaleciendo al dólar estadounidense.

Las divisas más depreciadas durante la semana fueron: el rand sudafricano (-3.42%), el zloty polaco (-3.01%), el dólar australiano (-2.80%), el dólar neozelandés (-2.72%), la corona sueca (-2.69%), la corona checa (-2.19%) y el franco suizo (-2.09%). Cabe agregar que, en el mercado de materias primas los precios del petróleo cerraron con ganancias semanales, con el WTI avanzando 2.10% y cotizando en 86.94 dólares por barril. Asimismo, el gas natural subió 16.50% a 4.659 dólares por millones de BTU. Sin embargo, en el balance semanal no se observó un efecto positivo en las divisas de países de economías productoras monetarias de materias primas, debido a la mayor aversión al riesgo global.

En la semana comprendida entre el miércoles 19 al martes 25 de enero, en el mercado de futuros de Chicago las posiciones especulativas netas se volcaron nuevamente en contra del peso, ubicándose en 790 contratos, cada uno de 500 mil pesos. 

Por otro lado, el lunes 31 se publicará el PIB de México del cuarto trimestre y de todo el año 2021, en que se espera que se muestre una tasa de crecimiento anual alrededor de 5.4%, consistente con una caída trimestral del PIB. De confirmarse la caída del PIB en el cuarto trimestre implicará que México enfrenta una recuperación en W y una posible recesión. Cabe destacar que en la lista de las 50 economías más grandes del mundo, México se ubica en la posición 44 en recuperación. Esto implica que al tercer trimestre, último dato disponible para todas las economías, México es el 6 país con peor recuperación del PIB.

En la semana, el euro tocó un mínimo de 1.1121 y un máximo de 1.1173 dólares por euro. Por su parte, el euro peso tocó un mínimo de 23.1060 y un máximo de 23.3400 pesos por euro.

Al cierre, las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en 20.8146 pesos por dólar, 1.3392 dólares por libra y en 1.1145 dólares por euro.

El mercado de capitales cerró la semana con resultados mixtos, dirigiéndose a cerrar el mes con pérdidas significativas. Se destaca el índice tecnológico de Estados Unidos, Nasdaq, que acumula un retroceso de 11.98% en lo que va de enero, de cerrar con una pérdida mensual mayor a 10.80%, sería su mayor pérdida desde octubre del 2008 cuando cayó 17.73%.


Durante la semana las pérdidas en el mercado bursátil estuvieron relacionadas con:

1.                  Una postura menos flexible por parte de la Reserva Federal. El miércoles la Fed anunció su decisión de mantener la tasa de interés sin cambios, mientras que indicó que el programa de compra de bonos concluirá al inicio de marzo, en línea con lo esperado por el mercado. No obstante, durante la conferencia de prensa Jerome Powell, presidente de la Fed, mencionó que no descarta un incremento en la tasa de interés en la reunión de marzo, indicando que existe “mucho espacio” para subir la tasa de interés, sin perjudicar al mercado laboral. Por otro lado, informó que espera que el Comité discuta la reducción de la hoja de balance al menos en dos reuniones más a partir de la reunión del 16 de marzo. Lo anterior, implica que la reducción de la hoja de balance podría comenzar entre junio y julio.

Bajo este contexto, el rendimiento de los bonos del Tesoro mostró un incremento de 1.6 puntos base a 1.77%. Cabe recordar que, el aumento en los rendimientos de los activos de menor riesgo como los bonos, incrementa el costo de oportunidad de mantener inversiones en el mercado bursátil. Adicionalmente, se incrementa la tasa de descuento de los flujos descontados a valor presente, disminuyendo las valuaciones de las empresas.

2.                  Un aumento en el nerviosismo en torno a las tensiones geopolíticas entre Rusia y países del Occidente. Si bien Rusia ha mencionado que no planea invadir a Ucrania, su despliegue militar a la frontera ha aumentado las tensiones con Occidente, lo que ha llevado a distintos líderes a discutir posibles sanciones económicas para Rusia en caso de una invasión. La administración de Joe Biden se reunió con los principales bancos de Estados Unidos, para discutir las posibles acciones contra Rusia, buscando que las sanciones no perturben al sistema financiero global. 

Por otro lado, el mercado también estuvo atento a la temporada de reportes trimestrales en Estados Unidos. Se destacó la publicación de la empresa tecnológica, Apple, que superó la expectativa del mercado con una ganancia por acción de 2.10 dólares, mayor al estimado de 1.90 dólares. Lo anterior, permitió que el sector tecnológico mostrara ganancias durante la sesión del viernes, impulsando a los índices estadounidenses a terreno positivo. La próxima semana se destacan las publicaciones de General Motors, Google, Amazon y Ford, entre otras.    

La siguiente semana el mercado también permanecerá atento a la decisión de política monetaria del Banco de Inglaterra, en donde se espera un incremento de 25 puntos base a 0.5%. Otros bancos centrales que también tienen anuncio de política monetaria la próxima semana son: el Banco de Australia (1 de febrero) y el Banco Central Europeo (3 de febrero).

En Estados Unidos, los principales índices lograron cerrar con ganancias semanales, apoyados por la corrección en el sector tecnológico que se observó en la sesión del viernes. El Dow Jones registró una ganancia semanal de 1.34%, siendo su primera ganancia semanal en el año y ubicándose en 34,725.47 puntos. Por su parte, el índice S&P 500 avanzó a una tasa semanal de 0.77% a 4,431.85 puntos, mostrando su primera ganancia semanal en lo que va del año. Al interior del S&P 500, las ganancias se concentraron en el sector tecnológico (4.33%). Por último, el Nasdaq cerró en 13,770.57 puntos, con una ganancia semanal moderada de 0.01%. No obstante, en el acumulado del 2022, los tres índices se mantienen en terreno negativo: Dow Jones (-4.44%), S&P 500 (-7.01%) y Nasdaq (-11.98%).

En México, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores cerró con una pérdida semanal de 1.82%, manteniéndose en un canal de entre 50,000 y 51,500 puntos durante la semana. Al cierre del viernes el IPC se ubicó en 50,661,86 puntos, equivalente a un rendimiento de -4.90% en lo que va del año. En la semana, el IPC mantuvo su tendencia a la baja, corrigiéndose de las ganancias observadas durante las primeras semanas del año, con lo que se mantiene la resistencia técnica de 52,000 puntos. Al interior del índice, en el acumulado de las últimas cinco sesiones se registraron pérdidas en 24 de las 35 empresas incluidas. La emisora con peor desempeño fue Industrias Peñoles (-8.11%), seguida por FEMSA (-6.54%) y Grupo Carso (-6.11%).

En Europa, las principales plazas bursátiles cerraron con resultados semanales negativos. El DAX de Alemania mostró un retroceso de 1.83%, cerrando en 15,318.95 puntos, siendo la tercera pérdida semanal consecutiva. Por su parte, el Euro Stoxx 600 cerró en 465.55 puntos, presentando una pérdida semanal de 1.87%, hilando así cuatro semanas a la baja. En el acumulado del año el DAX y el Euro Stoxx muestran rendimiento de -3.56% y -4.56%, respectivamente. Por último, el FTSE 100 de Londres presentó una pérdida semanal de 0.37%, siendo su segunda disminución semanal consecutiva. El índice de Londres cerró en 7,466.07 puntos, lo que equivale a una ganancia acumulada en el año de 1.10%.


En Asia los principales índices cerraron con pérdidas semanales. En China, el índice Shenzhen cerró la semana en 4,563.77 puntos, mostrando un retroceso semanal de 4.51%, luego de haber ganado 1.11% en la semana anterior. Por su parte, el índice Hang Seng de Hong Kong cerró con una pérdida semanal de 1.08%, hilando dos semanas a la baja y ubicándose en 23,550.08 puntos. A diferencia de la mayoría de los índices el Hang Seng acumula una ganancia de 0.65% en el acumulado del año, luego de haber registrado una pérdida de 14.08% durante el 2021. En Japón, el Nikkei 225 cerró la semana con un retroceso de 2.92%, en 26,717.34 puntos, siendo su cuarta semana consecutiva a la baja.

Metales Preciosos

El oro finalizó cotizando en 1,788.98 dólares por onza, con una contracción semanal de 2.53%, siendo esta su mayor contracción semanal desde agosto del 2021. Las presiones a la baja se dieron luego de la decisión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed). Si bien, la Fed mantuvo sin cambios su tasa de interés en un rango de 0.00-0.25%, anunció que “pronto” será apropiado comenzar a subir la tasa de interés, debido a que la inflación permanece muy por arriba del 2% y ante un mercado laboral fuerte.

Asimismo, la Fed anunció que continuará disminuyendo el programa mensual de compra de bonos para concluirlo a principios de marzo. En febrero, la Fed aumentará sus tenencias de valores del Tesoro en al menos 20 mil millones de dólares y los valores respaldados por hipotecas en 10 mil millones de dólares. Lo anterior, llevó a los rendimientos del Tesoro estadounidenses a incrementar, con la tasa a diez años mostrando un aumento semanal de 1.6 puntos base a 1.77% al cierre de la sesión. Cabe mencionar que, el aumento en los rendimientos reduce la demanda por commodities al incrementar los costos de oportunidad de mantener inversiones en materias primas, que no devengan intereses.

Asimismo, la expectativa de una Fed más restrictiva fortaleció al dólar estadounidense, cuyo índice cerró la semana con un aumento de 1.61%. El fortalecimiento del dólar también reduce la demanda por commodities al volverlos menos accesibles para inversionistas que tienen otra divisa y al reducir su valor.

No obstante, en la semana el metal precioso alcanzó un máximo de 1,853.87 dólares no visto desde noviembre del 2021. Lo anterior se da a la par de un aumento en la percepción de riesgo global, causado por las tensiones geopolíticas entre Rusia y Estados Unidos. Si bien, Rusia ha mencionado que no planea invadir a Ucrania, su despliegue militar a la frontera ha aumentado las tensiones con Occidente, llevando a Estados Unidos a ordenar que diplomáticos estadounidenses y sus familias abandonaran la embajada. Cabe mencionar que, el oro es utilizado como activo refugio por lo que los aumentos en las preocupaciones bélicas en Europa incrementaron su demanda.

Hacia adelante, no se descarta volatilidad en el precio del oro, sobre todo ya que sigue habiendo riesgos económicos, ante la propagación del coronavirus, la amenaza a la recuperación económica global y preocupación por los riesgos geopolíticos. Se espera que la incertidumbre provocada por las tensiones entre Occidente y Rusia continúen, ya que las demandas de Rusia están fuera del alcance de los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Rusia exige que no haya más expansión hacia el este y que se ponga fin a la actividad militar de la OTAN en Europa del Este. Eso significaría la retirada de unidades de combate de Polonia y de las repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania, y el no despliegue de misiles en países como Polonia y Rumanía. 

Bajo ese contexto, es probable que durante la siguiente semana cotice en un canal entre 1,770 y 1,820 dólares por onza.

Petróleo:

El petróleo cerró por sexta semana consecutiva con ganancias con el WTI mostrando un aumento de 2.10% durante la semana y cerró en 86.94 dólares por barril, tocando un máximo de 88.84 dólares por barril, no visto desde el 7 de octubre del 2014, y un mínimo de 81.9 dólares. Por su parte, el brent incrementó en 2.73% y cerró cotizando en 90.29 dólares por barril y tocó un máximo de 91.7 dólares, no visto desde el 9 de octubre del 2014. En esas seis semanas el WTI y el brent han incrementado en 22.76 y 22.80%, respectivamente.

Al igual que el resto de los mercados, el mercado petrolero fue afectado por un aumento en la aversión al riesgo ante las tensiones geopolíticas entre Rusia y el Occidente, lo que permitió las ganancias de commodities como el petróleo. Hay que recordar que, Rusia es una potencia de commodities ya que es un proveedor clave de energía, metales preciosos e industriales y productos agrícolas. Por lo que, un conflicto bélico o la implementación de sanciones contra Rusia pueden causar efectos considerables en los fundamentales de oferta en los mercados de materias primas, pues se podrían producir interrupciones en sus flujos. Rusia es el tercer mayor productor de petróleo a nivel global, produciendo cerca de 10.3 millones de barriles diarios y el segundo mayor productor de gas natural, con un estimado de 22.5 billones de pies cúbicos por año.

Cabe destacar que, las tensiones entre Rusia y la OTAN no fueron las únicas que alimentaron las preocupaciones sobre el suministro mundial del hidrocarburo, de hecho, también aumentaron las tenciones en el Medio Oriente. En la semana se dio la intercepción de ataques con misiles de los rebeldes Houthi de Yemen en los Emiratos Árabes Unidos.

Se debe recordar que, el mercado del petróleo ya se encuentra muy ajustado, con la demanda en aumento derivado de la apertura económica, tras los cierres relacionados con el coronavirus y ante el acuerdo de la OPEP y sus aliados (OPEP+). Si bien la OPEP+ ha intentado aumentar la producción petrolera conjunta, algunos de los países se han visto imposibilitados ante la falta de inversión en la industria, problemas económicos y políticos.

Por su parte, los riesgos geopolíticos llevaron a los precios del gas natural a mostrar fuertes ganancias. Cabe mencionar que Europa se encuentra en medio de una crisis energética con sus inventarios de gas natural en mínimos y una alta dependencia al energético proveniente de Rusia. Por lo que, las resientes tensiones con Rusia dejan al mercado europeo expuesto ante las sanciones que Europa pueda imponer a ese país, ya que se pueden afectar al suministro de energía. Por lo anterior, el contrato TTF de gas natural en el ICE Endex Dutch aumentó en la semana 16.56% a 92.062 euros por megavatio hora, mientras que, el contrato en el ICE Futures Europe Commodities incrementó en 15.91%.

Asimismo, los futuros del gas natural en Estados Unidos aumentaron en 16.50% durante la semana a 4.659 dólares por millones de BTU y durante la sesión del jueves el energético aumentó hasta 72% el mayor incremento desde que el contrato inició en 1990. El incremento se produjo antes del vencimiento del contrato de febrero y puede ser una señal de que las posiciones cortas se están eliminando debido a las temperaturas frías en el hemisferio norte, las preocupaciones en torno a la crisis energética en Europa y las tensiones geopolíticas entre Rusia y el Occidente. En la energético alcanzó un máximo de 7.346 dólares por millones de BTU, no visto desde el 5 de noviembre del 2008.

Hacia adelante, no se puede descartar mayores presiones al alza para el precio del petróleo ante las condiciones climáticas frías que ya se han registrado en el hemisferio norte, así como por la crisis energética en Europa, las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos y Rusia. Lo anterior pueden llevar al WTI a alcanzar 100 dólares por barril en el trimestre. Bajo este contexto, el precio del WTI puede cotizar en un rango entre 82 y 90 dólares por barril durante la siguiente semana.

Metales Industriales 

La mayoría de los metales industriales cerraron la semana con pérdidas ante el fortalecimiento generalizado del dólar estadounidense y como respuesta a las señales de la Reserva Federal de una postura monetaria menos flexible. Asimismo, la aversión al riesgo llevó a que los participantes del mercado buscaran activos considerados como refugio, reduciendo la demanda por estos commodities.

Ante esto, el cobre cerró la semana cotizando en 9,556.50 dólares por tonelada métrica, lo que equivale a una reducción en su precio de 4.28%, mientras que, el zinc cerró la semana cotizando en 3,609.50 dólares por tonelada métrica, lo que equivale a una reducción en su precio de 0.70%. Finalmente, el níquel se redujo en 7.06%, siendo esta su mayor reducción desde marzo del 2021 y cerró la semana cotizando en 22,332 dólares por tonelada métrica. Cabe mencionar que Las presiones adicionales a la baja para el níquel se dieron ante la noticia de que la empresa china Tsingshan Holdings Group Co. comenzó a enviar su primer cargamento de níquel mate desde sus operaciones en Indonesia.

Por el contrario, el aluminio cerró la semana cotizando en 3,082.50 dólares por tonelada métrica, con un aumento de 1.38%. Las presiones al alza se deben a que continúan las preocupaciones en torno a la oferta.

Hacia adelante, no se descarta volatilidad en el precio de los metales industriales, sobre todo ante las tensiones entre Rusia y el Occidente, ya que un conflicto en ucrania puede llevar a sanciones que limiten aún más la oferta de los metales. Cabe recordar que, el mercado de metales ya se encuentra sumamente ajustado con los problemas en las cadenas de suministros que iniciaron con la crisis sanitaria. Asimismo, la crisis energética en Europa y Asia ha causado estragos en las fundiciones globales, limitando la producción.

Bajo este contexto, durante la siguiente semana, se espera que el cobre pueda cotizar entre 9,500 y 10,000 dólares por tonelada métrica.

Productos Agrícolas 

Los commodities agrícolas cerraron la semana con ganancias, ante preocupaciones en torno a su oferta ante el temor de que las acciones militares de Rusia en Ucrania el flujo de los exportadores del Mar Negro. Lo anterior llevaría a que los importadores tuvieran que buscar alternativas, aumentando la demanda por granos provenientes de la Unión Europea y de Estados Unidos. Asimismo, existen preocupaciones por las cosechas en Sudamérica, debido a las condiciones climáticas las cuales se teme dañen los granos.

Por su parte, la demanda por granos es fuerte, lo que se ve reflejado en el reporte semanal de exportaciones netas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), en donde se dio a conocer que durante el periodo entre el 14 y el 20 de enero, las explotaciones netas de maíz aumentaron en 3.43% a 1.24 millones de toneladas métricas. Asimismo, las exportaciones netas de soya y trigo en ese periodo aumentaron en 2.44 y 62.77% a 1.23 millones de toneladas métricas y 736.7 mil toneladas métricas, respectivamente.

Ante esto, el maíz y la soya aumentaron en 3.25 y 4.07%, durante la semana, a 6.36 y 14.71 dólares por bushel, respectivamente. Asimismo, el trigo incrementó en 0.93% a 7.87 dólares por bushel.

Hacia adelante, los participantes del mercado continuarán atentos a las noticias relacionadas con las condiciones climáticas e informes en torno a la oferta y demanda de los granos, así como ante las tensiones políticas en el Mar Negro. Se espera que la siguiente semana el maíz cotice en un rango entre 6.16 y 6.44 dólares por bushel, mientras que el trigo podría cotizar en un canal entre 7.69 y 8.30 dólares por bushel.
Cortesía Banco Base 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.