España se lanza contra Israel por falta de cooperación por programa espía Pegasus

Amnistía Internacional dio a conocer el descontento por parte del gobierno de España debido a la falta de cooperación de Israel respecto la programa espía, Pegasus, que invadió la privacidad de su gobierno.

Al respecto, menciona Donncha Ó Cearbhaill, director del Laboratorio sobre Seguridad de Amnesty Tech que “el hecho de que las autoridades israelíes ni siquiera hayan respondido al máximo órgano judicial penal español muestra la total insuficiencia de unas supuestas vías de reparación en relación con violaciones de derechos cometidas por la industria de los programas espías”.

La situación que afecta al gobierno español hace visible un problema grande por la falta de regulación hacia los sistemas de que se exportan por todo el mundo, sugiere Cearbhaill. Pues las empresas responsables de la fabricación de este tipo de tecnología esquivan sus responsabilidades, en torno al mal manejo de estos sistemas, expone Donncha Ó Cearbhaill. Este tipo de programas son un peligro para la privacidad y seguridad, pues con ellos se ha buscado silenciar y atacar a diferentes periodistas, agrega el director sobre Seguridad de Amnesty Tech.

Este 10 de julio de 2023, el juez de la Audiencia Nacional de España, José Luis Calama, en un comunicado anunció la decisión de archivar su investigación respecto al programa espía Pegasus. Según las palabras del juez, su decisión fue consecuencia de la falta de cooperación jurídica de Israel, que no ha contestado la rogatoria enviada por la Audiencia Nacional.

Según el comunicado, fueron cinco ocasiones, entre octubre del 2020 y diciembre del 2021, en las que el teléfono del presidente Pedro Sánchez se infectó por el programa espía Pegasus. El de Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior, se infectó en dos ocasiones, el 2 y 7 de junio del 2021. Por otro lado, el teléfono del ministro de Agricultura, Luis Planas, tuvo un intento de ataque el 25 de junio del 2021. Estos ataques fueron evaluados por cuatro dispositivos en el CCN/CNI, sin embargo, estas herramientas no permitieron determinar la autoría de las infecciones.

Para resolver este problema y determinar la identidad de las personas detrás de las infecciones a los dispositivos móviles de los miembros del estado, España envió una rogatoria a Israel solicitando información de la empresa propietaria de Pegasus, NSO GROUP. No obstante, esta petición no ha tenido respuesta por parte de Israel, se menciona en el comunicado.

Como se menciona en Amnistía Internacional, urge tomar medidas regulatorias que obliguen a las empresas encargadas de fabricar sistemas espías a hacerse responsables del uso indebido de su tecnología. De acuerdo con la organización, los gobiernos deberían prohibir por completo los programas espía altamente invasivos, específicamente aquellos que no puedan limitarse y no se puedan editar de forma independiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.