Economía Circular: Ambición versus realidad

  • Uno de los desafíos clave que enfrenta el mundo es la insuficiente gestión de residuos y la infraestructura de reciclaje.
  • La producción de plástico se ha más que duplicado a más de 475 millones de toneladas por año desde el cambio de siglo y podría alcanzar más de 1,000 millones de toneladas para la década de 2050.

Carsten Menke, Jefe de Investigación de Next Generation, Julius Baer.

El problema mundial del plástico estará nuevamente en la agenda de la COP28. Uno de los desafíos clave que enfrenta el mundo es la insuficiente gestión de residuos y la infraestructura de reciclaje.

La 28ª Conferencia de las Partes (COP28) en Dubái comienza esta semana. Uno de los temas en la agenda, además del cambio climático, es la lucha contra la contaminación por plásticos. Hace unas semanas, la Organización de las Naciones Unidas publicó un “borrador cero” de un tratado mundial sobre plásticos, con el objetivo de reducir los desechos de plástico en general y eliminar los plásticos perjudiciales en particular. De naturaleza vaga, el tratado destaca los desafíos persistentes del mundo cuando se trata de abordar su problema con el plástico.

Las ambiciones son, por supuesto, altas, con la prohibición de plásticos de un solo uso de la Unión Europea o la “Alianza para poner fin a los residuos plásticos” como ejemplos. Dicho esto, el primero es más un factor de bienestar para los consumidores, mientras que el segundo aún no ha tenido un impacto. Hasta el año pasado, lograron reducir la cantidad de desechos plásticos no gestionados en alrededor de 39,000 toneladas, que es aproximadamente 1% de los desechos plásticos anuales del mundo.

La realidad es diferente. El mundo está produciendo más plástico cada año. Según la OCDE, la producción de plástico se ha más que duplicado a más de 475 millones de toneladas por año desde el cambio de siglo y podría alcanzar más de 1,000 millones de toneladas para la década de 2050. Lo que también señala la OCDE es el hecho de que la infraestructura actual de gestión de residuos y reciclaje es insuficiente, especialmente en las economías emergentes. Pero incluso en las economías desarrolladas, hay una gran proporción de residuos plásticos que terminan en plantas de incineración o vertederos.

En nuestra opinión, es principalmente la insuficiencia de la infraestructura, lo que es clave para los problemas ambientales que causa el plástico, pero también una cierta mentalidad de algunos consumidores que contribuye a esto. En resumen, las noticias recientes y los datos respaldan la tesis de inversión detrás de nuestro tema de inversión en Economía Circular, que se centra en empresas de gestión de residuos y reciclaje, productores de envases sostenibles y, en menor medida, empresas de consumo que reconsideran las materias primas que utilizan para sus productos y envases. Mirando más allá del actual bache cíclico del tema y la resaca postpandémica de las empresas de envases, reiteramos nuestra perspectiva constructiva.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.