Cara: la plataforma que protege a los artistas de la lupa de la IA

A veces, las desventajas de uno pueden ser las ventajas de otros. Ese es el caso de Cara, una aplicación social para creadores, la cual percibió un crecimiento de 40.000 a 650.000 usuarios en una semana. Así, se estima que este aumento se debe a que los artistas están hartos de las políticas de inteligencia artificial de Meta.

Cara es una plataforma “anti inteligencia artificial” dirigida por artistas, la cual es una combinación de X y de Instagram. El perfil de cada usuario puede contener un portafolio de trabajo y compartir contenido en su feed como cualquier otra red social. Su fundadora, Jingna Zhang, afirma que los artistas pueden publicar en la plataforma sin el riesgo de que su contenido se convierta en parte de un conjunto de datos de entrenamiento de IA.

Cabe destacar, esta última fue la razón por la cual Zhang demandó en Luxemburgo a un pintor, el cual, copió una fotografía de Zhang, tomada para la edición vietnamita de la revista Harper’s Bazaar, en donde, finalmente, ganó la apelación. Sin embargo, la fundadora de Cara denunció junto a otros artistas a Google por entrenar a un generador de imágenes a través de inteligencia artificial con material protegido por derecho de autor. Las demandas también se extienden a Stability AI, Midjourney, DeviantArt y Runway AI.

Frente a los problemas de copyright, que se incrementan con la evolución de la inteligencia artificial, el objetivo de Cara se hace aún más claro. A través de una asociación con el proyecto Glaze de la Universidad de Chicago, Cara asegura la protección de los contenidos con derecho de autor, evitando que estos sean raptados por la IA.

Los artistas queremos compartir nuestro trabajo con el mundo. Lo ponemos en línea y no cobramos a la gente por ver este trabajo, pero eso no significa que renunciemos a nuestros derechos de autor ni a la propiedad de nuestro trabajo”, afirma Zhang.

De esta forma, la fundadora de Cara cree que la plataforma está pasando por un momento decisivo. No obstante, su organización todavía es inestable debido a que el personal de la plataforma es voluntario y los costos de mantenimiento se incrementan. Zhang afirmó a TechCrunch, todavía no ha buscado financiación de riesgo debido a que no quiere responder a inversores externos.

“Crear un producto es un poco como hacer arte”, afirmó Zhang. Además, agregó: “creo que simplemente haces algo que te gusta como persona y sabes que no a todos les encantará. Pero algunas personas que tienen el mismo punto de vista lo harían, y luego puedes hacer crecer tu comunidad a partir de ahí”. Las próximas semanas serán decisivas para la flamante plataforma, la cual, promete resguardar el contenido de autor de la inteligencia artificial. El aumento precipitado de sus usuarios puede funcionar como un impulso para que Cara prospere en el futuro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.