Pilotzi Noticias -

En menudo lío se ha metido el japonés Hiroshi Shimizu, CEO de Honda Motor Company en México, debido a que en forma por demás autoritaria y abusiva pretende dar por terminado el contrato de distribución de Grupo Bellavista, que opera dos agencias de la marca en Coahuila desde hace 17 años. En enero de este año, el japonés citó al director del grupo, Jorge Lozano, en Guadalajara para anunciarle que daba por terminada su relación comercial, a pesar de que los índices de desempeño y ventas habían sido cumplidos de manera sostenida.

La armadora pretende que Lozano venda a un consorcio elegido por el director comercial de Honda a precio ridículo, primer hecho que resulta sospechoso. Ante la cancelación arbitraria, Bellavista ha entablado un juicio mercantil en Guadalajara; en este sentido, Shimizu ha ignorado la sentencia de la autoridad judicial que decretó medidas provisionales para asegurar y mantener vigente el contrato que une a Honda y Bellavista, mismas que fueron notificadas legalmente a Honda.

La planta, sabedora de su posición de evidente dominio económico con relación a Bellavista, ha incumplido la orden judicial negándose a abastecerla de los productos que le han solicitado para vender automóviles en las ciudades de Monclova y Piedras Negras, lo cual propicia inclusive una desventaja ante las otras marcas, afectando directamente la economía de Grupo Bellavista. Se espera esta semana una nueva postura judicial frente al desacato de la marca y su CEO. También falta saber qué opina Honda Norteamérica y la propia trasnacional global en Japón de esta irregularidad.

Deja un comentario