La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, de Hiram Almeida, dará a conocer en cualquier momento al ganador de la Licitación Pública Nacional Presencial Número LPN-30001066-001-18 para contratar el servicio subrogado para la sistematización de infracciones, lo que usted y yo conocemos como fotomultas. Sin embargo, al parecer Inteltráfico, empresa que participa en dicha licitación, ya se dio como ganadora. Sus empleados han comenzado a informar que cambiarán de oficina para su nuevo contrato. La licitación levanta sospechas debido a sus requisitos tan específicos y que deben ser cumplidos por los proveedores en tan poco tiempo sin importar si ganan o no, así como por la abismal diferencia entre la propuesta económica de Inteltráfico contra su novato rival.

Nos comentan que en las bases de esta licitación se pide que el proveedor ya tenga su centro de operaciones al día siguiente de la firma del contrato, en la Ciudad de México, pero además, éste debe tener ciertas características: contar con control de acceso de personal, área para maniobras de carga y descarga de equipos, así como vehículos y operadores ya capacitados para realizar las tareas, entre otros que pide la dependencia al día siguiente de la firma, pues se pide comenzar de manera “inmediata”. Por si fuera poco, la dependencia de Almeida Estrada dice que antes de dar el fallo al ganador, se reservan el derecho de realizar las visitas necesarias a las instalaciones de los licitantes para “constatar” que cuentan con la infraestructura, capacidad técnica y personal calificado. Tomando en cuenta, ¿qué cree?, la capacidad instalada actual del proveedor.

Teclo e Inteltráfico son las únicas concursantes y de éstas, sólo Inteltráfico tuvo un contrato del 2015 al 2017 con el gobierno de Miguel Ángel Mancera para el sistema de fotomultas, por lo que sería el único de los participantes capaz de demostrar la capacidad en la materia a pesar de que su propuesta económica por un año de operaciones sea hasta de 230 millones de pesos más cara, nos mencionan, que la de Teclo. Preguntas surgen: ¿qué otros proveedores de tecnología sin oficinas en la CDMX habrían tenido la oportunidad de participar en esta licitación cuando las bases se dieron a conocer apenas el 12 de enero y cuando se pretendía dar el fallo el 22 de enero? ¿10 días son suficientes para encontrar un centro, adquirir vehículos, contratar a trabajadores y capacitarlos para aquellos concursantes nuevos? ¿Quién haría semejante inversión sólo por la posibilidad de ganar? ¿Le conviene a Mancera Espinosa en tiempos de elecciones entramparse en un polémico fallo? El veredicto final no debería pasar de esta semana.

Tema: Spit Financiero

Deja un comentario