Pilotzi Noticias -

Las grandes ciudades pueden alterar la salud de sus habitantes; a mayor urbanización, mayor es el riesgo de llegar a padecer estrés y alterar algunas capacidades, si no se toman las medidas necesarias para garantizar el contacto con la naturaleza, según un estudio ambientalista.

“La vinculación del ser humano con la naturaleza puede ayudar a reducir el estrés, mejora las capacidades mentales e incluso físicas”, afirmó a Notimex, Isabel Studer, directora ejecutiva de The Nature Conservancy, México y Centroamérica.

El 46 por ciento de la población vive en zonas urbanas y se prevé que para el año 2050, más de 2 mil 400 millones de personas habitarán en ciudades, de acuerdo con la investigación “El alma verde de la jungla de concreto”, dirigida por la organización ambiental, The Nature Conservancy, en conjunto con la Universidad de Virginia y el Centro de Resiliencia de Estocolmo.

Frente a esta creciente tendencia, la naturaleza ofrece soluciones, el estudio da cuenta científica de la importancia de los espacios verdes en la interacción social, contribuyendo a reducir estrés y otros padecimientos debido a que las personas están menos expuestas a factores como contaminación sonora o visual, lo que favorece la relajación.

En la actualidad, sólo el 13 por ciento de las poblaciones urbanas del mundo viven lo suficientemente cerca de la naturaleza para experimentar su beneficio.

“Pero no tienen por qué ser así las ciudades; por ello una de las propuestas que el estudio cita es crear Ciudades Biofílicas, es decir, integrar espacios naturales a los centros urbanos en exteriores e interiores; ahora existe esa red de ciudades mayormente en Estados Unidos, pero bien podríamos tomar ese modelo para México”, expuso la investigadora.

El estudio resalta que mediante la restauración de ríos urbanos, el crear techos ecológicos, optar por paredes con vegetación o la inclusión de árboles, son un papel importante para mitigar el estrés por calor en los vecindarios urbanos. Esto último ha sido un tema central en 2018, luego de un verano de olas de calor inusualmente intensas en muchas regiones del hemisferio norte.

Los gobiernos de distintos países han realizado esfuerzos para acercar la naturaleza a la vida cotidiana. Nueva Zelanda cuenta con el programa “Recetas Verdes” en el que especialistas de la salud emiten indicaciones sobre la necesidad de activación física a sus pacientes, incluyendo actividades al aire libre.

“Esperamos que este estudio sirva como una llamada de atención para los gobiernos locales, regionales y nacionales de crear conciencia de cómo sí podríamos hacer una agenda para que arquitectos y urbanistas vean la importancia de diseñar e integrar áreas verdes en la planeación urbana en general”, recalcó.

NTX

Deja un comentario