Mayra Martínez Medina -

El viernes la Secretaría de Hacienda nos informó que no habría alzas en el precio de las gasolinas y diesel, por lo menos hasta el 17 de febrero. ¡Después de esta fecha ya veremos! Así, el litro del combustible Premium se mantiene en un precio máximo promedio de 17.79 pesos, el de la Magna en 15.99 pesos y el de diesel en 17.05 pesos.

De bote pronto podríamos pensar que debido a las presiones sociales y al contexto político el gobierno federal decidió mantener estables los precios. En realidad fue la relativa estabilidad en el mercado cambiario y en el petrolero la que permitió conservar los precios de enero.

Recordemos que el tipo de cambio y la cotización del petróleo son dos factores determinantes en el precio final de los energéticos. Si estos dos commodities suben, también la gasolina y el diesel.

El precio que encontramos en las estaciones de servicio el 1 de enero se calculó tomando como referencia el promedio del tipo de cambio y la cotización del crudo de noviembre y diciembre de 2016. Durante estos meses los picos de volatilidad en los mercados fueron altos ya que estuvieron alentados por la incertidumbre de las medidas que tomaría el actual presidente de Estados Unidos.

Para muestra de la volatilidad vivida aquellos meses revisemos los datos del Banco de México. En noviembre el tipo de cambio dejó la banda de los 18 pesos. El 9 de noviembre la cotización se elevó a los 19.92 pesos por dólar.  En cuestión de horas vimos un nuevo máximo de 20. 48 pesos. El 11 de noviembre el dólar sorprendió al llegar a los 21.05 pesos.

Los días subsecuentes el tipo de cambio se mantuvo en esta banda. El 20 de enero de este 2017, día en que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos su divisa se vendió en 21.90 pesos. Después vino el descenso, el 30 de enero el tipo de cambio se ubicó en 21.00 pesos por moneda estadunidense. La diferencia del salto entre la banda de los 19 pesos a los 21.90 la resentimos en el alza de la gasolina.

Un movimiento similar ocurrió en el mercado petrolero durante este lapso. En noviembre observamos cotizaciones en la banda de los 40 dólares por barril. El 2 de noviembre el valor del crudo fue de 43.90 dólares. Para el día 15 de ese mes tuvo una variación a la baja de 2.96 dólares; pero a mediados de diciembre remontó hasta los 53 dólares por barril.

Como podemos observar en noviembre y diciembre la cotización del tipo de cambio y del petróleo se encareció. Este incremento lo resentimos en el precio de la gasolina de enero.

¿Por qué no subió el precio de este combustible en febrero?, simple. La cotización del tipo de cambio de los últimos días de enero bajó y la del petróleo se mantuvo “estable”. No perdamos de vista que si estas dos variables suben ocurrirá lo mismo con la gasolina, de mantenerse estables, la gasolina también.

Entre el 23 y el 31 de enero la cotización promedio del tipo de cambio se ubicó en los 18.12 pesos por dólar. De los 21. 45 pesos por unidad, del 23 de enero bajó a 20.79 pesos el último día del mes. Muy alejada de la barrera psicológica de los 22 pesos por dólar en noviembre.

Durante este mismo periodo el valor promedio del crudo se ubicó en 52.50 dólares. Es decir, el costo del barril osciló en la banda de los 52 dólares. Esto es dejó la barrera de los 53 dólares de diciembre.

El anuncio de cuánto nos costará la gasolina el 17 de febrero dependerá de los movimientos del mercado cambiario y petrolero estos días. Así que ni las presiones sociales mucho menos la voluntad política determinan el precio de los combustibles.

@mayrafinanzas

Deja un comentario