Mariana Ramírez -

 

Por Mariana Ramírez*

 

Este año ha estado marcado por la tensión comercial a nivel global, derivado de la escalada proteccionista de EE. UU., que inició con la imposición de aranceles al acero y aluminio. A raíz de lo anterior, han surgido dudas de los efectos que una guerra comercial tendría en la economía.

 

Para el caso de México, a partir del 1º de junio, las importaciones de acero y aluminio provenientes de nuestro país comenzaron a ser gravadas con aranceles del 25 y 10.0%, respectivamente. Como respuesta, la Secretaría de Economía publicó medidas recíprocas que incluyeron aranceles de entre 15 y 25 por ciento, a productos estadounidenses como la carne de cerdo, whisky, arándanos, productos de acero y aluminio (sin fin de su vigencia, por el momento).

 

Escenarios Factibles y sus Consecuencias

Pensamos que las implicaciones en México de las nuevas tarifas comerciales dependerán de la presencia de tres posibles escenarios y/o la combinación de los mismos. A continuación, se describe cada uno de éstos con sus consecuencias en términos económicos:

 

  • Traspaso al Consumidor: Un traspaso al consumidor que eleve precios del bien final repercutiría en mayor inflación, menor consumo y menor producción en industrias afectadas. En este sentido, a través de la matriz insumo-producto del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), detectamos a los sectores más afectados ante un descenso en las exportaciones (demanda) por los gravámenes: la fabricación de autopartes, autos y camiones, productos de hierro y acero y productos metálicos, edificación, así como maquinaria y equipo de la industria metal mecánica.

 

  • Productores Asumen Pérdida: Otra opción es que los oferentes no trasladen completamente el alza de sus insumos. Las posibles consecuencias de que el escenario se materialice radican en que, al reducirse las ganancias para las empresas, se traduciría en una salida de empresas pequeñas y la reducción de la inversión. En consecuencia, un menor empleo y producción, podría repercutir negativamente en el Producto Interno Bruto (PIB) de México. La magnitud del efecto dependerá de la asimilación de los menores márgenes.

 

  • Sustitución de Productos: Los efectos de corto y mediano plazo dependerá del tiempo de sustitución de los productos, lo que podría desencadenar en el cambio en calidad de los mismos (no implica que sea de forma negativa). Por ejemplo, existen condiciones para suplir la carne de cerdo proveniente de Norteamérica. Por un lado, se podría destinar una mayor proporción de la producción nacional al consumo interno y no a la exportación (170 mil toneladas); además, la Secretaria de Economía abrió un cupo (entrada sin arancel) por hasta 35 mil toneladas a la carne proveniente de otros países diferentes a EE. UU., aprovechando así los canales comerciales que ya existen con otras naciones líderes en la producción de carne de cerdo (Unión Europea, Canadá y Brasil).

 

Implicaciones en México Serán Limitadas, pero Podrían Agudizarse

Considerando lo anterior, prevemos con altas probabilidades, se perciba una combinación de los tres escenarios descritos. Sin embargo, en el corto plazo prevalecerán los primeros dos y en mayor medida, el traspaso directo y completo al consumidor. De tal manera que inicialmente, estimamos un impacto en la inflación de 0.2%, pero podría ser menor en la medida que se incorporen el resto de los escenarios descritos anteriormente. Para el crecimiento de la economía prevemos un impacto menor a 0.1%, por lo que mantenemos nuestro pronóstico de PIB para 2018 de 2.2%. No obstante, las consecuencias podrían aumentar en caso de que se anuncien nuevos aranceles y que se desate una guerra comercial entre ambos países. En esta línea, medios internacionales dieron a conocer hace unas semanas que México prepara aranceles al maíz y otros granos provenientes del nuestro vecino del Norte.

 

Probabilidades de Menor Crecimiento Global

Si bien el artículo se basó en las implicaciones de la guerra comercial en nuestro país (con la información actual disponible), pensamos que una escalada de gravámenes entre países ocasionará riesgos para un menor crecimiento global en los siguientes años. De ahí que los mercados muestren una elevada preocupación cada vez que hay noticias negativas en torno al proteccionismo.

 

###

 

* Sobre Mariana Ramírez

 

Mariana Ramírez es subdirectora del área de análisis económico del Grupo Financiero B×+. Es Licenciada en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y ha participado como invitada en la cátedra “Inversión Patrimonial” del programa Asignaturas Empresariales en la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México. Es miembro del panel de expertos de Euromoney Country Risk y anteriormente colaboró en el Banco Interamericano de Desarrollo en México.

 

 

Sobre B×+

B×+ es una institución financiera que busca ser el mejor socio estratégico de sus clientes, accionistas y colaboradores. B×+ está enfocado en brindar soluciones simples a retos complejos. El negoccio está basado en la captación, colocación de crédito, arrendamiento, factoraje, estrategia bursátil y seguros, atendiendo a familias, empresas y el sector de agronegocios.

 

Conoce más en: https://www.vepormas.com/fwpf/portal

 

Más información:

Tw: @AyEVeporMas

Deja un comentario