Gabriela Siller -

El peso cerró la semana con una depreciación de 1.15% o 22.7 centavos, cotizando alrededor de 19.89 pesos por dólar, perdiendo terreno por sexta semana consecutiva. Cabe señalar que la depreciación del peso durante las últimas 6 semanas ha sido de 4.72%. En la sesión del viernes, el tipo de cambio tocó un nuevo máximo en el año de 19.9383 pesos por dólar. Los factores que ocasionaron esta depreciación son los siguientes:

  1. Hubo un escalamiento de la guerra comercial entre China y Estados Unidos. En la última sesión de la semana China anunció que impondrá aranceles adicionales a 75 mil millones de dólares en bienes importados desde Estados Unidos, como una medida de represalia. Adicionalmente, anunció un arancel adicional de 5% sobre la importación de soya y petróleo estadounidense, así como un impuesto del 25% sobre la importación de automóviles, a partir del 15 de diciembre. Trump también contribuyó al nerviosismo del mercado, al indicar que planea imponer nuevas medidas en contra de China. La aversión al riesgo en los mercados financieros se debe a que el escalamiento de la guerra comercial eleva la probabilidad de que la economía global entre en recesión.
  2. Durante la semana varios oficiales de la Reserva Federal señalaron que podría ser prudente esperar más tiempo para volver a recortar la tasa de interés, lo cual fue interpretado como restrictivo, presionando el tipo de cambio al alza. Al cierre de la semana el presidente de la Fed, Jerome Powell, señaló que la economía estadounidense enfrenta serios riesgos, por lo que su comunicado fue más acomodaticio de lo esperado y abre la puerta a nuevos recortes a la tasa de interés. A pesar de los comentarios de Powell, el dólar no perdió terreno.
  3. En México también se dieron a conocer indicadores económicos que elevan la probabilidad de que Banxico vuelva a recortar su tasa de interés antes de que termine el año. Por un lado, la inflación de la primera quincena de agosto se ubicó en una tasa interanual de 3.29%, lo cual sorprendió a la baja. Por otro lado, se confirmó la desaceleración económica, luego de que el PIB del segundo trimestre creció a una tasa trimestral de 0%, mientras que el crecimiento del primer trimestre fue revisado a la baja a una tasa negativa de 0.3%.
  4. Durante la semana comprendida entre el 14 y el 20 de agosto, las posiciones especulativas netas a la espera de una apreciación del peso bajaron 6.13% o 7,203 contratos en el mercado de futuros de Chicago, cada uno de 500 mil pesos. Esta es la tercera semana consecutiva que se reducen las apuestas netas a favor del peso y es señal de que el mercado está reduciendo su exposición al riesgo ante la incertidumbre.

Cabe agregar que al cierre de la semana también se publicaron otros indicadores económicos poco favorables para México. En la balanza de pagos del segundo trimestre se reportó que la inversión extranjera directa se contrajo a una tasa anual de 15.2%, comparando cifras preliminares. Por su parte, la inversión de cartera se contrajo en 4,050.2 millones de dólares, sumando una entrada de flujos de cartera de 4,254.4 millones de dólares durante el primer semestre, la menor entrada de capitales para un periodo igual desde 2017.

La siguiente semana será clave la evaluación que haga Banco de México en su informe trimestral que se publicará el miércoles 28, en donde es probable que se revise a la baja la estimación de crecimiento para 2019. Asimismo, el jueves 29 se publicarán las minutas de la última reunión de política monetaria.

En la semana, el tipo de cambio alcanzó un mínimo de 19.6078 y un máximo de 19.9383 pesos por dólar. El euro-peso alcanzó un mínimo de 21.7481 y un máximo de 22.2132 pesos por euro en las cotizaciones interbancarias a la venta, mientras que el euro tocó un mínimo de 1.1052 y un máximo de 1.1153 dólares por euro.

Deja un comentario