Crisis de coronavirus, sin repercusión en compras de autopartes asiáticas

El director de Comercio Exterior y Normalización de la Industria Nacional de Autopartes, Alberto Bustamante, informó que a pesar de la crisis sanitaria por el coronavirus “no se ha detenido la importación de componentes y autopartes provenientes de China ni de Asia”, cuyo monto asciende a ocho mil millones de dólares, equivalente al 14.5 por ciento del total de las importaciones del sector.

En conferencia de prensa, dijo que resulta muy importante el mercado asiático para México, ya que de Japón se importa por un valor de tres mil 500 millones de dólares, equivalentes al 6.2 por ciento del total; y de Corea del Sur se importa por más de tres mil millones de dólares, que representa 5.6 por ciento del total importado, esto tan sólo en 2019.

Sin embargo, detalló que solo en caso de una mayor emergencia o de que la crisis sanitaria impacte aún más la producción de China, México podría “sustituir en su mayoría los componentes y autopartes hasta en un 80 por ciento”.

Y los países de donde México podría reemplazar estos productos son de Norteamérica, incluido México, Estados Unidos y Canadá, a través del T-MEC.

Sobre el problema del coronavirus, el director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Fausto Cuevas Mesa, aseguró que “todas las empresas armadoras tienen preparado su plan de contingencia y si fuera necesario lo aplicarían”.

El director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA), Guillermo Rosales, reconoció que aún se desconoce el impacto de esa enfermedad en la economía mundial y en la de México.

“Ante el impacto que puede tener factores de carácter externos en la marcha de la economía, como lo es la crisis de salud que enfrenta el mundo con la presencia del coronavirus, que de acuerdo con los reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no existe un avance en el control de la enfermedad y por lo tanto aún no se puede dimensionar el impacto económico en el mundo”.

Rosales indicó que la enfermedad ya afecta a las materias primas como el petróleo y todo ello está relacionado con la economía mexicana, además se suma al mal año que tuvo el mercado automotor chino en 2019, que este año enfrentará de igual manera un entorno complicado y más aún por la presencia de la enfermedad.

“No podemos dejar de lado que es la segunda economía del mundo y el principal productor de bienes intermedios de materia primas y de manufacturas”, por lo que hay que mantenerse atentos en el impacto en la economía mexicana sin desdeñar lo que pudiera afectar la llegada de esta enfermedad en el país, argumentó.

Con información de NOTIMEX