Alfredo Huerta -

Después de dos semanas en las que tanto la Fed como el Banxico decidieron su política monetaria, los inversionistas nacionales y extranjeros han aumentado su posición en inversiones de Cetes y bonos gubernamentales.

El que la Fed haya decidido hacer una “pausa” necesaria en su ritmo de alza en las tasas de interés está generando una reestructura de flujos orientada a aprovechar las condiciones actuales en la curva de mercado de dinero en México.

En los comunicados de diciembre y enero pasados, la Fed dejó en claro que hará una “pausa” temporal y evaluará la velocidad de la desaceleración de la economía mundial y su efecto sobre la economía americana. No es la presión del presidente Trump sobre Jerome Powell, sino la condición de la propia economía americana que a pesar de un empleo fuerte, alcanzó su punto más alto de expansión en septiembre de 2018 y ha venido desacelerando su actividad económica. Hasta ahora, se espera que la Fed mantenga la tasa de interés estable a lo largo de 2019.

El Banxico, por su parte, mantuvo sin cambio la tasa de interés en 8.25% anual ante una inflación más moderada (al productor y consumidor), un tipo de cambio más estable y una Fed más benigna.

Preocupa el bajo crecimiento de la economía mexicana y una inflación “subyacente” que no cede terreno. Sin embargo, se espera una baja inflación en el primer semestre del año, que podría ayudar en ese punto.

Por todo esto, la tenencia de extranjeros registra al 29 de enero un aumento de 3.8% que significa cuatro mil 238 millones de dólares de entrada al mercado. Un aumento de 2.2% en bonos gubernamentales que representan 83.4% de la tenencia total y de 15.8% en los Cetes que representan 14.3%.
La curva corta donde se ubican los Cetes se ha venido apreciando y prácticamente el plazo de seis y 12 meses se ubica a la par de la tasa de fondeo, así como los bonos hasta 2024.

Cortesía de 24 HORAS

Deja un comentario