Todas las entradas de: Alfredo Huerta

Entre la baja en la tasa de interés por BANXICO y el Buen Fin

Dos eventos vienen próximamente para dar seguimiento a nuestra economía. Por un lado, la decisión de política monetaria de Banxico este próximo jueves y el desarrollo del Buen Fin este próximo fin de semana, donde se evaluará la capacidad e interés de la sociedad en el consumo de bienes básicos y duraderos que normalmente tienen facilidades de adquisición.

Seguir leyendo Entre la baja en la tasa de interés por BANXICO y el Buen Fin

56% de los estados NO crecen y la economía enfrenta pendientes para 2020

De acuerdo a los últimos estimados de las Instituciones Financieras, la economía mexicana terminará creciendo, en el mejor de los casos, menos de 0.3% anual en e 2019 y 1.36% estimado para 2020, en medio de varios eventos que pueden tener repercusiones importantes.

Seguir leyendo 56% de los estados NO crecen y la economía enfrenta pendientes para 2020

Y qué sigue para nuestra economía

Está terminando el 2019 como un año “gris” para la economía mexicana. Normalmente, el primer año de gobierno de una nueva administración muestra una desaceleración temporal en la economía generada por una adaptación a la nueva forma de querer gobernar y los ajustes en la forma del uso de los recursos, definiendo de manera clara, la política económica y fiscal que estará llevando a cabo en el sexenio.

En ese sentido, la actual administración tiene muy clara una política económica y fiscal orientada a programas sociales, uso limitado de recursos hacia la infraestructura general y una supervisión más estrecha al desempeño de Pemex. Además, el ataque a la corrupción está generando ajustes en leyes que generan mucha incertidumbre por el alcance que pueden tener.

El problema de una economía que muestra un “estancamiento” es la recaudación y la falta de generación de empleos. Todo esto dentro del marco de las fuertes presiones y amenazas para que empresas y personas físicas (dentro del padrón formal) paguen sus impuestos, pero si la economía no se mueve, será difícil cumplir puntualmente y en forma.

Se está discutiendo la Ley de Ingresos 2020 en el Senado. Hay problema para cumplir con los niveles estimados de ingresos sin afectar el precio estimado del petróleo y el superávit primario en 0.7%. Veremos si así queda.

Los mercados consideran positivo la disciplina fiscal a la que está comprometida el Gobierno, pero ¿qué sucederá si la economía no se reactiva con la velocidad esperada hacia un crecimiento del 2.0% anual?. Por eso es la urgencia de la ratificación del T-MEC por un lado, pero también el Gobierno debe generar todas las condiciones que representen confianza hacia la inversión y el consumo.

Se requieren que estos dos eventos estén en la mesa. El T-MEC está en tiempos muy críticos dentro del ambiente político electoral en Estados Unidos. Por ello, la insistencia y urgencia del Gobierno federal para presionar al gobierno y congreso norteamericano.

Octubre está terminando y noviembre se volverá crítico.

Por el lado de la incertidumbre sobre la “gobernanza”, el riesgo de un aumento en la inseguridad, la incertidumbre de políticas económicas y fiscales, la falta de estado de derecho, la pérdida de una fuerza de contrapeso en el Congreso y el Poder Judicial, no ayudan.

Las estimaciones del PIB para 2020 en el mercado, se ubican en 1.3% anual, por debajo de la estimación del gobierno en 2.0% anual. También, el riesgo de una desaceleración económica global, estará afectando el entorno, en donde el intercambio comercial con Estados Unidos (exportaciones e importaciones) que asciende a 612 mil millones de dólares, representa el 51% respecto al PIB nacional.

El Gobierno federal está trabajando internamente en una reforma fiscal, que buscará llevarla a cabo hacia 2021 o 2022. Sin embargo, un deterioro de la economía global y la propia incertidumbre interna, podrían presionar al Gobierno para trabajarla en este 2020 y llevarla a cabo en 2021.

Las empresas en bolsa están reportando “ligeramente” mejor a lo esperado. El mercado accionario registra una plusvalía de 4.6%. Habrá que ver cómo termina en estos últimos dos meses del año. Para un servidor, el resultado final del mercado pudiera reflejar en gran medida, lo que sucederá en la economía el próximo año.

China entre la luz y la sombra para la economía mundial en 2020

China se encuentra en un dilema entre estabilizar su proceso de desaceleración económica y modificar su estructura económica y política generada desde hace muchas décadas.

Hace algunos años, el Gobierno decidió modificar su política económica a través de pasar de una economía dirigida a la maquila y exportación, hacia una economía de consumo interno con la idea de tener, como en el caso de Estados Unidos, una mayor dependencia propia en el crecimiento económico. Le ha llevado tiempo y un costo de pasar de crecimientos de dos dígitos a tasas del 6.0% anual, la más lenta desde 1992.

Hoy se encuentra en franca disputa comercial con Estados Unidos, imponiendo cada uno, aranceles sobre su intercambio comercial. Hoy en día, China se ha visto más perjudicada en cuanto a la velocidad de su desaceleración económica. Sin embargo, no significa necesariamente que tenga que ceder ampliamente sobre dicho conflicto.

El Acuerdo parcial Fase 1 implicó hasta el momento, que Estados Unidos suspendiera los nuevos aranceles que tenía programados de 250 mil millones de dólares pasando productos de 25 al 30%; China se comprometió a mayores compras de productos agrícolas estimada entre 40 y 50 mil millones de dólares entre otras cosas. Se estima que la firma se pueda dar dentro del presente mes y con ello iniciar la Fase 2 que incluiría aspectos de transferencia tecnológica, propiedad intelectual, apoyos operativos y fiscales a empresas chinas, entre otras cosas, situación que vemos muy complicada para su avance “real”. China quiere ganar tiempo para las elecciones de 2020 en Estados Unidos y Trump quiere llegar sin una mayor presión sobre su economía.

Hemos visto a lo largo de este año que las exportaciones de China a Estados Unidos se han reducido en cerca de 20% y de Estados Unidos a China en 13%.

El FMI por ejemplo, estima que la actividad mundial en 2019 se verá perjudicada a un crecimiento de 3.0% anual y ve posible mejora hacia 2020 al 3.4% con Estados Unidos estabilizándose en su crecimiento promedio de los últimos 20 años en 2.1% anual.

Sin embargo, estima que China crecerá 5.8% anual el próximo año, enfrentando menores tasas de crecimiento en la región asiática.

Mientras siga el enfrentamiento comercial y la posición radical de los Estados Unidos hacia el proteccionismo, el enfriamiento económico global seguirá vigente. Un ejemplo claro es lo que sucede con Alemania, en donde el Bundesbank, su Banco Central, estimó ya la recesión técnica con tasas de crecimiento negativas en el 2do y 3er trimestre de este año.

Así, crecimientos menores a 6.0% en la economía de China tendrán efectos negativos en Asia y Europa principalmente, aunque podría afectar a algunos países emergentes de intercambio comercial importante con China. El alcance de acuerdos parciales entre China y Estados Unidos ayudará a no “empeorar” las condiciones globales. Sin embargo, la actividad económica estará presionada.

Al final, también habrá que seguir eventos como el Brexit, las elecciones 2020 en Estados Unidos, el riesgo de juicio político a Trump y el proteccionismo comercial global.

Rompecabezas del Brexit

Hemos dado el debido seguimiento al proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea. El viernes pasado, los mercados cerraron a la expectativa de las votaciones primero en el parlamento británico y en su caso, en el parlamento europeo respecto al Acuerdo alcanzado entre Reino Unido y La Unión Europea para una “salida amigable”.

De nueva cuenta, el parlamento británico obstaculizó la salida. El gobierno británico decidió no someter a votación el Brexit tras la aprobación de una enmienda que forzó al primer ministro, Boris Johnson, a pedir una prórroga más allá del 31 de octubre. Esta cláusula está diseñada como un mecanismo de seguridad para evitar un “Brexit sin acuerdo” el 31 de octubre en cualquier circunstancia. Se espera la respuesta de la Unión Europea en cualquier momento de manera positiva o negativa.

Por primera vez en 37 años, la Cámara de los Comunes se reunió en un sábado de sesión extraordinaria. La votación de la enmienda referida fue de 322 a favor y 306 en contra.

Seguirán trabajando en estos días, tratando de que Boris Johnson convenza a una mayoría en el parlamento sobre su propuesta de acuerdo con la Unión Europea y pueda votarse a más tardar el 31 de octubre.

En caso de no llegar a un acuerdo y la Unión Europea decida dar una nueva extensión de salida, se aplicará el artículo 50 del Tratado de Lisboa que establece que un Estado abandonará el bloque a partir de la fecha que entre en vigor el acuerdo de salida.

En este caso, sería de 3 meses adicionales que implica una fecha “máxima” el 31 de enero de 2020, aunque Reino Unido, en caso de algún acuerdo, podría salir antes del tiempo límite. Vemos muy poco probable una negativa a la extensión de plazo por parte de la Unión Europea, pero quizá sí un ultimátum de última fecha de salida.

El mercado considera que este tiempo abre espacio para varias alternativas que van desde forzar a Elecciones Anticipadas, Salida Ordenada, Salida Abrupta, Nuevas Negociaciones, Nuevo referéndum, cancelación del Brexit, entre otros.

Es probable que los mercados resientan un poco la decisión del parlamento británico y en su caso, podamos ver nuevamente volatilidad en la libra y las bolsas europeas esta semana en ambos lados.

La libra esterlina terminó en 1.29 su cotización. Reaccionó en la semana 2.34% al alza, acumula una recuperación de 5.31% en octubre y en el año ya pasó a un rendimiento positivo en 1.56%. ¿Que estará descontando? ¿Llegará a 1.40 o retornará a niveles bajos en 1.20? Desde 2015 a la fecha, el volumen de operación se ha incrementado sustancialmente.

Qué sigue con el Brexit

En alguna columna de pasado reciente, comentamos que vendrían tiempos importantes en lo que se refiere a eventos internacionales como el Brexit. Ayer salió humo blanco. Reino Unido y la Unión Europea llegaron a un “borrador de acuerdo preliminar”, mismo que tiene que ser aprobado por las autoridades correspondientes de la Unión Europea aprovechando la reunión cumbre de este 17 y 18 de octubre. Por su parte, la autorización de Reino Unido la tendrá el Parlamento Británico a más tardar este sábado 19 de octubre, fecha límite que el mismo parlamento le dio a Boris Johnson para alcanzar acuerdo o en su defecto, solicitar una extensión de otros 3 meses de plazo, al 31 de enero de 2020 a fin de encontrar puntos comunes que finalmente ayuden a dar una “salida ordenada”.

Parece ser que no será tan fácil encontrar la aprobación en el parlamento británico. Los laboristas encabezados por Jeremy Corbyn ya han salido a decir que votarán en contra, incluyendo a los aliados de Irlanda del Norte del primer ministro Johnson, ya que significaría tener controles aduaneros entre Irlanda del Norte y el resto de Reino Unido, algo que se ve “ilógico” pero que de otro modo parece no tener salida.

Parece que el borrador del acuerdo preliminar no incluye una posible extensión de tiempo, situación que puede ayudar a la postura inicial de Boris Johnson de una “salida abrupta” en caso de no ceder ninguna de las partes este 31 de octubre.

Boris Johnson comentó que el acuerdo del Brexit cumple al mantener aliado a Reino Unido y sienta las bases para una nueva relación con la Unión Europea. Merkel por su parte, da la bienvenida y un deseo a un Brexit ordenado y en su caso, buscarían un acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido una vez que se haya completado la salida de éste.

¿Cómo se ven los mercados?

La libra esterlina ha venido reaccionado desde mínimos registros de 1.20 dólares que tocó en dos ocasiones (octubre 2016 y septiembre de 2019.) Actualmente se ubica en 1.29 dólares donde cerró operaciones. Significa una recuperación de 7.3% en pocas semanas.

Técnicamente podríamos ver un posible doble piso. Tendrá una resistencia importante en 1.32 y su superación podría llevarlo hasta 1.40 donde se ubica una línea superior de tendencia de mediano plazo. De darse este escenario, pareciera que esta recuperación pudiera significar un avance favorable de Reino Unido en este proceso. Sin embargo, de no aprobarse este sábado en el parlamento británico, si la cotización retorna fuerte a la baja, habría que tener cuidado en la zona de 1.20 dólares.

La bolsa de Londres por su parte, se encuentra probando una zona de resistencia muy relevante a escasos 9%.
La moneda está en el aire, si será el 31 de octubre con “salida ordenada”, se extiende la salida por tres meses al 31 de enero del 2020 o menos probable pero posible, la salida abrupta el último día de octubre.

 

Conveniencia pero dudas con el Acuerdo Parcial Fase 1

El acuerdo parcial en su fase 1 permite al Presidente Donald Trump entrar al proceso electoral 2020 un poco más tranquilo. Llegar con riesgos de una mayor desaceleración de la economía, implicaría prácticamente la pérdida de las elecciones. Es costumbre que el americano sea muy sensible al momento económico para definir su votación.

Si bien la economía de los Estados Unidos ha visto una desaceleración en el ritmo de crecimiento, actualmente sigue siendo muy defensiva respecto al entorno internacional.

Está creciendo a ritmos de 2.0% anual, muy cerca de su promedio de los últimos 20 años. El efecto de la Reforma Fiscal ya pasó. Las empresas mantienen expansiones más normalizadas con una creación de empleo positiva pero reduciendo el ritmo de creación de nuevas plazas. En los últimos 12 meses se han creado 179 mil nuevas plazas, aunque hace un año era de 211 mil plazas.

El crecimiento de la economía se viene dando con una menor presión sobre la inflación al ubicarse en 1.7% al consumidor y 1.4% al productor, debajo del objetivo de la FED. En los últimos 20 años, el promedio de la tasa de referencia es de 1.6% anual. Por ello, consideramos que la FED seguirá actuando prudentemente. Es probable que en su próxima reunión a finales de octubre, decida reducir la tasa de interés otros 25 puntos base para ubicarla en 1.75%, esperando estabilizar la desaceleración.

No obstante, creemos que existen dudas sobre el beneficio real del Acuerdo Parcial Fase 1:

La respuesta oficial de China ha sido precautoria. Busca inclusive más reuniones previas a la firma del Acuerdo Parcial Fase 1 y no se ha referido a este progreso en las pláticas como un “acuerdo”.

Persisten las amenazas de mayores aranceles para diciembre. Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro inclusive, insiste en la posible implementación de nuevos aranceles el próximo 15 de diciembre si el acuerdo no se ha firmado.

Se espera que se firme un acuerdo escrito hasta el 16 de noviembre. Hasta ahora, incluye la compra de productos agrícolas, evitar la depreciación de su divisa el yuan y la compra de aviones Boeing por el lado de China, mientras que los Estados Unidos suspendieron, al menos temporalmente, la imposición de aranceles del 25 al 30% para el equivalente a $250 mil millones de dólares que hubieran iniciado ayer, 15 de octubre.

Del 10% que ha faltado desde hace casi un año, permanecen diferencias estructurales que incluyen cambios en las leyes en China y que se han negado, como la transferencia de tecnología, propiedad intelectual, beneficio operativo y fiscal a empresas estatales y privadas.

Surgen mayores presiones que han intensificado el conflicto como las sanciones a empresas chinas, restricciones potenciales a visas, entre otros puntos.

Consideramos que China está desfasando los tiempos en espera del resultado electoral 2020 y Donald Trump no puede llegar con un conflicto creciente al proceso electoral. Es un “perder – perder” entre ambos países desde nuestro puntos de vista y por ello, los mercados han reaccionado gradualmente.

Estamos en espera de varios eventos importantes como el seguimiento del Brexit en días críticos pero que avanza hacia una probable “salida ordenada” y la respuesta de la Unión Europea a la imposición de aranceles, por parte de Estados Unidos para este 18 de octubre por $7,500 millones de dólares. Estos temas se verán seguramente en la cumbre de la Unión Europea este jueves y viernes próximo.

Eventos Relevantes en la semana para los Mercados

Esta semana se tiene el seguimiento de algunos eventos importantes que incidirán en el comportamiento de los mercados en general.

Por el lado internacional, el pasado viernes se anunció el “Acuerdo Parcial” Fase 1 entre Estados Unidos y China. Un acuerdo que para China implica un aumento en la compra de productos agrícolas de hasta 40 a 50 mil millones de dólares, así como el evitar fluctuaciones importantes del yuan, cuando se considera que al haber incursionado en la canasta de divisas del FMI, el movimiento de la divisa debería ser más de “libre flotación”.

Por el lado de Estados Unidos, suspendió la imposición de nuevos aranceles que serían del 25 al 30% a partir del 18 de octubre.
El resultado del viernes pasado reflejó alza en bolsas, menor aversión al riesgo generando baja en el dólar frente a la canasta de divisas y alza en la curva de bonos del tesoro.

Este lunes es Columbus Day, no habrá mercado de dinero pero si habrá bolsas en operación. En general, tanto el Dow Jones, como el Nasdaq y el S&P500 están probando de nueva cuenta sus zonas máximas históricas. Además, dará inicio formal a los reportes corporativos del tercer trimestre del año. Vendrán reportes de algunos bancos y empresas industriales principalmente.

Por otro lado, será una semana en donde el Brexit tiene una fecha relevante en Reino Unido. El parlamento fijó el 19 de octubre como fecha límite para llegar a un acuerdo con la Unión Europea o en su defecto, Boris Johnson tendrá que solicitar una extensión de tres meses para buscar alcanzar un acuerdo “ordenado” de salida.

Entre lo último, se dio una reunión “productiva” entre Boris Johnson y el primer ministro de Irlanda. Este fin de semana se encontraron Merkel y Macron previo a la cumbre de la Unión Europea este 17 y 18 de octubre.

El viernes pasado, vimos una reacción al alza especialmente de la libra esterlina, en donde inversionistas asignan una mayor probabilidad de ocurrencia a un Bréxit con acuerdo que una salida “agresiva”. Veremos si los niveles de 1.27 dólares por libra reflejan una “resistencia técnica” o bien, extiende su reacción hasta una nueva zona de 1.29 a 1.32 dólares.

Por ello, veremos acciones y eventos importantes en Europa que nos permitan conocer si Reino Unido saldrá de manera ordenada, si la Unión Europea pondrá condiciones más severas para otorgar un mayor plazo de salida o habría una salida “agresiva”.

Por el lado nacional, esta semana conoceremos un dato importante ligado al sector energético. La producción diaria de crudo a septiembre de PEMEX. Hasta el momento, con datos a agosto, registra en sus últimos tres meses, una muy ligera recuperación sobre 1.683 millones de barriles diarios, con un promedio mensual de 1.677 millones, que se ubican 10% por debajo del presupuesto de 1.847 millones de barriles diarios y con el ajuste registrado en el presupuesto 2020, se redujo este dato de 2019 a 1.727 millones, aun así, está un 3% por abajo.

Para el 2020, el Presupuesto estimado es de 1.951 millones de barriles diarios promedio. Significa un 16% de aumento en el ritmo de producción diaria incluyendo desde luego a Pemex y empresas privadas (96 y 4% respectivamente).

También la Cámara de Diputados deberá de autorizar esta semana la “Ley de Ingresos” del Presupuesto 2020 y turnarlo al Senado. El precio promedio 2019 de la mezcla mexicana es 58.24 dólares y en el presupuesto 2020 estimaron 49 dólares. ¿Subirán el precio y los ingresos?

El comercio minorista distante del CODI

En medio de un estancamiento económico en el país, Banxico y Bancos se enfrentan a un comercio minorista donde el uso de efectivo es relevante. De acuerdo con la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, A.C. (ANPEC), el 85% de los mexicanos aún realizan el pago con “efectivo” y 42 millones de mexicanos NO poseen una cuenta bancaria ni un teléfono de gama alta (huella digital / reconocimiento facial) que garantice la seguridad de utilizar el CODI. Es claro que el uso de esta herramienta busca reducir la evasión fiscal y el combate al lavado de dinero.

El 70% de los pequeños comerciantes no utilizan una cuenta bancaria asociada a su negocio e incluso y 90% carece de teléfonos celulares aptos para el uso del código QR.

El nivel de informalidad que registra la economía mexicana del orden de 56% de la población económicamente activa (PEA) hace difícil el uso del CODI a la transferencia del efectivo hacia una cuenta bancaria. La falta de empleos formales bien remunerados, información, capacitación, bancarización, conectividad segura y alfabetización digital en el país son algunos de los obstáculos.

Personas de 40 años o más tienden a ser más reacios al uso y cambios en su forma de vida, entre ellos, modificar el hábito de ir a una sucursal vs hacerlo de manera digital por ejemplo.

En la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, 54 millones de personas tienen al menos un producto financiero, mejorando un 3.8% respecto al dato de 2015. De estos 54 millones, 65% tiene dos o más productos financieros, hablamos de 35 millones de personas, pero representa menos de 30% de la población nacional.

El norte y noroeste del país es la región donde existe el mayor porcentaje de su población con al menos un producto financiero, mientras que el centro sur y oriente es la región con menor porcentaje, que podría ser una cuenta bancaria, una tarjeta de crédito, un seguro y/o un ahorro para su retiro.

Según la condición de contrato de servicio de banca por celular, 22% si lo tienen y 78% prefiere otro medio de acceso como es el ir a sucursales, cajeros, por internet en computadora, etc.

Esta Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, A.C. (ANPEC) recomienda un trabajo más profundo en la inclusión financiera del mexicano, abrir mesas de diálogo público, talleres de capacitación. Llevará tiempo, pero más vale empezar ahora.

El estudio de la “Evolución de las telecomunicaciones móviles en América Latina y el Caribe 2018”, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), determinó que México aún cuenta con porcentajes bajos en proceso de adopción digital, ubicándose por debajo de países como Uruguay, Chile o Argentina.

Por otro lado, el servicio de internet en México está en lugares urbanos y no rurales. Qué sucede con estados como Oaxaca, Chiapas y otros estados en donde existe un número alto de municipios en donde no llega el internet.

El objetivo de Banxico es que para diciembre de este año estén integrados en CODI cerca de 1.4 millones de usuarios y alcanzar en septiembre de 2020 unos 18.1 millones. Respecto a las trasferencias, se espera que en diciembre alcancen 1.9 millones de operaciones y en septiembre de 2020 sean 27.9 millones. ¿Objetivos alcanzables o ambiciosos?