Avatar -

Porque me lo han pedido, porque me encanta y porque ya es una bonita tradición, aquí les presento mis predicciones para la nonagésima primera entrega de los premios de la Academia de ciencias y artes cinematográficas de Estados Unidos, mejor conocida como el “Oscar”. Sí, sí, ya las vi todas. ¿Van a hacer quiniela y quieren ganar? Sigan leyendo…

MEJOR PELÍCULA: “Roma” es una joya, una obra maestra. Está hecha para contemplarla, para disfrutarla, para deleitarse con cada detalle. Para verla y volverla a ver y encontrarle algo nuevo. Es una cinta entrañable, muy personal para el director, pero también para todos los que somos sus contemporáneos. No hay duda, este premio ya tiene dueño.

MEJOR DIRECTOR: Alfonso Cuarón, ¿debo decir más? ¡Ah, sí! Que ya arrasó con todos los premios habidos y por haber. Luego entonces, la cereza en este pastel se llama “Oscar”.

MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA: Otra vez, Cuarón y su –nuestra, porque todos nos subimos al barco- “Roma” van a romper records y se instalarán en la historia como la primera cinta que se lleva mejor película y mejor película extranjera. Nunca ha pasado. Será la primera vez.

MEJOR ACTOR: Este año la caballada viene bastante gorda. El premio debería ser para Christian Bale que está magistral como Dick Cheney. Sin embargo, ya se lo merece mi Bradley Cooper, aunque Viggo Mortensen está adorable, y Willem Dafoe, como Van Gogh, está genial. A pesar de todo lo anterior, se lo van a dar a Rami Malek por su interpretación en “Bohemian Rapsody”. Cabe decir que, para mi gusto, no es la mejor actuación, ni mucho menos, pero la academia quiere show y, para eso, mi Freddy Mercury se pintaba solo.

MEJOR ACTRIZ: Glenn Close en “The wife” da una cátedra de cómo actuar sin decir nada, las reacciones que maneja son exquisitas, maravillosas. Lástima por mi Yalitza quien, dicho sea de paso, tiene un par de reacciones similares en “Roma”. Ahí hay una actriz. Ahora, señores, piensen en cualquier capítulo de “La rosa de Guadalupe” y/o de “Como dice el dicho”.

MEJOR ACTOR DE REPARTO: Aquí la cosa está entre Alan Driver, quien, como policía encubierto, demuestra que no piensa encasillarse con “Kylo Ren”, y Mahershala Alí, que ya ganó un Oscar por “Moonlight”, por cierto, con un papel totalmente diferente al que interpreta en “Green Book”. ¡Esos son actores, caray!

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO: Rachel Weisz le va a ganar la carrera a Emma Stone, su compañera de reparto en “La favorita” y, por supuesto a Marina De Tavira.

MEJOR CANCIÓN: “Shallow” es profunda, introspectiva, poderosa. Conecta con cualquiera. Y aunque no va ganar como mejor actriz, la academia tiene el deber de reconocer a Lady Gaga como la artista que es, completa, integral, orgánica. No como otras, que viven de este lado y que se creen mucho y que no tienen ni la quinta parte del talento que se necesita para… Ya, dejémoslo así.

MEJOR PELÍCULA ANIMADA: Por primera vez una cinta de Pixar se quedará en el camino. “Spider-Man: Un nuevo universo” es una joya digna de este y mil premios más. Lástima, míster Increíble.

Y como plus, creo que el diseño de producción será para “La favorita”, aunque mi favorita sea “Roma”.

Obituario: Que un grupo de actrices mexicanas se están organizado para pedir a la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas que Yalitza Aparicio no sea nominada como mejor actriz en la siguiente edición del Premio Ariel… ¿Será que están un poquito celosas?

Deja un comentario