#DíaNacionalPorLaInclusiónLaboral

Muchas veces, nuestros padres buscan lo mejor para nosotros. Principios y valores, una buena casa, estudios, lo que la mayoría busca para sus hijos. Gracias a esas comodidades, podemos desarrollarnos y pertenecer a una sociedad. Pero también, como todo en la vida, hay momentos complejos.

Así me pasó a mi. Por mi discapacidad motriz, mis papás se dieron a la tarea de aprender sobre el tema, ya que en la década de los 90s, el tema estaba en pañales.

Como todo tema desconocido, no faltaba médico que les diera un pronóstico terrible, como: “Su hijo no va a poder hablar”. “No podrá comer”. “No podrá vestirse”. Ni mucho menos, podrá estudiar. No me quiero imaginar la impresión de ellos. Era su primer hijo, todo un reto, la ilusión de que todo iba bien, y a los 6 meses de gestación, ¡pum! Como por arte de magia, todo se desmorona. Nace un pequeño de 1kg, pequeño, sin saber qué hacer o a dónde ir.

Mamá me cuenta en las diversas charlas de café, que en ese entonces, existían pocos centros de rehabilitación, para atender los diversos tipos de discapacidad. En ese entonces nos ponían adjetivos como, “enfermos”, “retrasados”, “minusválido”. Este último totalmente fuera de contexto. Sí, estamos hablando de hace 30 años, ¡Increíble!

Como le he dicho en este espacio, es fundamental que existan centros de rehabilitación infantiles, esto para que desde pequeños, los niños con algún tipo de discapacidad tengan calidad de vida.

Afortunadamente, mis padres encontraron un centro de atención, que se basaba en un “programa integral”. Eso para mi fue de vital importancia, en mi desarrollo.

Puedo hablar, puedo comer, puedo vestirme, puedo ser una PERSONA, si, eso es lo más importante. SOMOS PERSONAS, con los mismos sueños y retos, con deseos de ser AGENTES DE CAMBIO PARA NUESTRO PAÍS, con ganas de dejar una huella enorme.

El 27 de febrero, se conmemora el Día Nacional Por la Inclusión Laboral. Fecha que en este tiempo trascendental de cambio, de apertura, vale mucho la pena abordar.

Datos de la Oficina de Representación para la Promoción e Integración Social para Personas con Discapacidad de la Presidencia de la República indican que cada año se suman en México, a las más de 10 millones de personas con alguna discapacidad, alrededor de 270, de las cuales, según la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) en 2017, solo 35 mil personas encontraron un empleo formal.

La mayoría de los contratados llega a sentir un gran nerviosismo debido a la responsabilidad que implica un trabajo nuevo, pero debe ser aún mayor para las personas con discapacidad, debido a que desean demostrar que su discapacidad no es una condicionante de su desempeño laboral y su futuro crecimiento dentro de cualquier empresa.

Es por ello, que es de suma importancia contar con bolsas de trabajo e instituciones, para nosotros, las Personas con Discapacidad. Como Fundación Vuelo Libre AC, y la Alianza Éntrale, iniciativa del Consejo Mexicano de Negocios.

“Alianza Éntrale” surge con el objetivo de atender las necesidades de México en materia de discapacidad, así como para formalizar y reforzar lo que cada una de las empresas ha hecho en el tema. Se trata de una iniciativa con capacidad de transformación positiva que busca incluir a la

plantilla laboral capital humano de forma sistemática. Desde esta trinchera, como activista y Persona con Discapacidad, hago un llamado respetuoso al Gobierno mexicano, para crear puentes en beneficio de nuestro país, y de las Personas con Discapacidad, para seguir construyendo la sociedad y el país que queremos. Me pongo a disposición para trabajar en co-responsabilidad, para crear una sociedad y un país incluyente.

Deja un comentario