Rompecabezas del Brexit

Hemos dado el debido seguimiento al proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea. El viernes pasado, los mercados cerraron a la expectativa de las votaciones primero en el parlamento británico y en su caso, en el parlamento europeo respecto al Acuerdo alcanzado entre Reino Unido y La Unión Europea para una “salida amigable”.

De nueva cuenta, el parlamento británico obstaculizó la salida. El gobierno británico decidió no someter a votación el Brexit tras la aprobación de una enmienda que forzó al primer ministro, Boris Johnson, a pedir una prórroga más allá del 31 de octubre. Esta cláusula está diseñada como un mecanismo de seguridad para evitar un “Brexit sin acuerdo” el 31 de octubre en cualquier circunstancia. Se espera la respuesta de la Unión Europea en cualquier momento de manera positiva o negativa.

Por primera vez en 37 años, la Cámara de los Comunes se reunió en un sábado de sesión extraordinaria. La votación de la enmienda referida fue de 322 a favor y 306 en contra.

Seguirán trabajando en estos días, tratando de que Boris Johnson convenza a una mayoría en el parlamento sobre su propuesta de acuerdo con la Unión Europea y pueda votarse a más tardar el 31 de octubre.

En caso de no llegar a un acuerdo y la Unión Europea decida dar una nueva extensión de salida, se aplicará el artículo 50 del Tratado de Lisboa que establece que un Estado abandonará el bloque a partir de la fecha que entre en vigor el acuerdo de salida.

En este caso, sería de 3 meses adicionales que implica una fecha “máxima” el 31 de enero de 2020, aunque Reino Unido, en caso de algún acuerdo, podría salir antes del tiempo límite. Vemos muy poco probable una negativa a la extensión de plazo por parte de la Unión Europea, pero quizá sí un ultimátum de última fecha de salida.

El mercado considera que este tiempo abre espacio para varias alternativas que van desde forzar a Elecciones Anticipadas, Salida Ordenada, Salida Abrupta, Nuevas Negociaciones, Nuevo referéndum, cancelación del Brexit, entre otros.

Es probable que los mercados resientan un poco la decisión del parlamento británico y en su caso, podamos ver nuevamente volatilidad en la libra y las bolsas europeas esta semana en ambos lados.

La libra esterlina terminó en 1.29 su cotización. Reaccionó en la semana 2.34% al alza, acumula una recuperación de 5.31% en octubre y en el año ya pasó a un rendimiento positivo en 1.56%. ¿Que estará descontando? ¿Llegará a 1.40 o retornará a niveles bajos en 1.20? Desde 2015 a la fecha, el volumen de operación se ha incrementado sustancialmente.

Deja un comentario