Alfredo Huerta -

Una semana para el olvido la pasada, en la que los mercados americanos registraron caídas de 5.1%, en promedio, sin un aparente motivo “específico” y dentro de un ambiente de crecimiento económico “robusto” con expectativa de un PIB arriba de 2.5% anual y un cambio estructural en la parte fiscal con el inicio de la reforma fiscal, en cuyo caso las empresas reducirán el pago de impuestos y está abierta la puerta a la repatriación de utilidades con una tasa única de 15.5%.

Los mercados experimentaban crecimientos importantes en sus cotizaciones y buenos fundamentales vs. niveles de tasas de interés muy bajos.

Pero, ¡oh, sorpresa! Desde el 2 de febrero pasado, cuando se dieron a conocer los datos de empleo al mes de enero, una creación de 200 mil nuevas plazas, una tasa de desempleo en “pleno empleo” en 4.10% y un aumento en el nivel del salario a 2.9% anual, el más alto al menos desde 2008.

Este dato empezó a generar un cambio en la condición de las perspectivas en la velocidad de alza que podría tener la Fed hacia adelante. Un pleno empleo con mejores niveles de salario, dentro de una economía con crecimiento robusto en este 2018 y mayores beneficios por la reforma fiscal apuntaría a una probable mayor velocidad en la subida de tasas en el presente año.

Además, el jueves pasado, el Banco de Inglaterra se suma a un escenario de posible cambio en su política monetaria hacia una normalización más rápida de tasas de interés. “Más pronto que tarde”, el BoE iniciará su ascenso en la tasa de referencia y es probable ver una mayor velocidad si el crecimiento así lo refleja.

Estos dos eventos están incidiendo dentro de los grandes manejadores de portafolios. La curva en las tasas de interés en Estados Unidos se ha subido rápido en los últimos 12 meses, y el tema es que la parte media-larga como el bono a 10 y 30 años estaban más estables, retomaron ya su presión de alza con cierta velocidad en este 2018.

El índice VIX de Volatilidad está experimentando alzas como no habíamos visto desde agosto de 2015 y en 2008, y ante dicho entorno, no es descartable que el ritmo de volatilidad en los mercados sea mayor y forme parte de los movimientos a lo largo del año.

Así, en caso de que las bolsas logren estabilizarse en el transcurso de los siguientes días, el registro de nuevos mínimos podría acelerar caídas adicionales entre 5 y 10%. Yo creo que antes de nuevas caídas, podrían intentar estabilizarse y tratar de recuperar un poco de terreno. Pero eso sería estrictamente “temporal” y previo a la siguiente reunión de la Fed del 20-21 de marzo próximo.

Por lo pronto, en esta semana se tendrán los datos de inflación al consumidor y productor al mes de enero. La general está en 2.1% y la subyacente (que elimina alimentos y energía), en 1.8% anual. En enero, los precios del petróleo subieron fuerte, así que podrían presionarse más. Será importante ver los costos al productor, en donde la general está en 2.6% y la subyacente se ubica en 2.3% anual.

Deja un comentario