-

 

“Si no puedes explicarlo simplemente, no lo entiendes lo suficientemente bien”. Albert Einstein

En la mayoría de los países y México no es la excepción, existe regulación específica que obliga a los proveedores de servicios financieros a revelar y presentar información, en muchos casos estandarizada, a los consumidores, bajo la premisa de que dicha información les permite tomar decisiones informadas y vigilar así su mejor interés.

 

En muchos casos, se trata de información que busca estandarizar y simplificar las comparaciones, revelar las características de los productos diversos y permitir una adecuada evaluación de las necesidades, características y riesgos inherentes para cada consumidor de los productos financieros.

 

Sin embargo, esto que en principio para cualquiera puede resultar una norma favorable, presenta matices que, desde distintos estudios elaborados por la economía conductual, significan riesgos inherentes a este tipo de comparaciones de información revelada de forma regulatoria; así como la influencia de sesgos que, potencialmente, pueden llevar a los consumidores a tomar decisiones inadecuadas para sus propios intereses financieros de corto o largo plazo.

 

En el estudio “Beyond information: Disclosure, distracted attention, and investor

Behavior”, de Hillenbrand y Schmelzer, se analizó cuál es el impacto de este tipo de información, que se presenta los consumidores, específicamente tratando de terminar si la forma de presentación de la información genera cambios en las decisiones, para ello se comparó aquella información que se presenta de manera simple y neutra, con la que incorpora elementos adicionales visuales de la empresa proveedora de productos financieros.

 

Se compararon inversiones reales en fondos mutuos, presentando a las personas en la investigación dos tipos información estrictamente igual, pero diferenciadas por la presentación y la incorporación de otros elementos, que la investigación como califica como “distractores”.

 

Los resultados muestran que las personas invirtieron en promedio 14% más en aquellos fondos en los que la información presenta elementos visuales adicionales, respecto de aquellos en los que la información se presentaba de manera neutra.

 

También se encontró, que las personas tienden a esperar menores variaciones en los rendimientos de los fondos invertidos en aquellos casos en que la información se presentó con este tipo de distractores visuales respecto de los que analizaron información neutra. Ello implica una menor comprensión del riesgo de volatilidad del rendimiento asociado.

 

Un tercer resultado de la investigación es que las personas se toman más tiempo para revisar la información en presentaciones neutras, que en aquellas con distractores visuales. Lo que les permite entender de manera más correcta la información que recibieron.

 

En suma, el documento concluye que, si bien es deseable que exista información específica que debe ser revelada por las empresas y proveedores de servicios financieros a las personas, como elementos de soporte para una mejor decisión; también es necesario conocer y reconocer que sesgos potenciales puede presentar la información, que modifican la adecuada comprensión y análisis de la información recibida para efectos de tomar una mejor decisión financiera.

 

Como consumidores de servicios financieros, lo anterior nos obliga a revisar con mayor detenimiento y puntualidad la información que se nos presenta, evitando que factores como el diseño o distractores visuales, nos impidan poner atención en los temas específicos que son relevantes para una adecuada decisión de inversión.

 

Hoy, que para el público inversionista se le presentan miles de alternativas de inversión, que incorporan condiciones, montos, volatilidades y riesgos diferentes, es fundamental que tengamos la precaución de comprender adecuadamente la información, realizar invariablemente todas las preguntas necesarias para la mejor comprensión de las implicaciones de un producto financiero que estemos por contratar y recordar que, en cada decisión, estamos comprometiendo parte del patrimonio que hemos construido y esperamos preservar para el futuro.

 

Deja un comentario