Elecciones generales en España: cuarto intento

Por inverosímil que suene, los españoles irán por cuarta ocasión a las urnas para elegir presidente de gobierno. Confían en que, el 10 de noviembre, se logre una ordenación de fuerzas políticas que permita hacer gobierno.

Al parecer, las fuerzas partidistas únicas son cosa del pasado y los políticos españoles tendrán que aprender nuevas formas de convencer al electorado que, en mi opinión, han de guiarse por los “principios irrenunciables”: las alianzas que no son factibles y las políticas no negociables.

Es decir, la propuesta de alianza —en el intento pasado— entre el PSOE y Vox fue rechazada por los votantes; en ese sentido, para ellos era impensable pactar con un partido de ultraderecha con tal de que Sánchez hiciera gobierno. Para esta contienda, ya se han hecho ofrecimientos con el PSOE dos partidos ideológicamente opuestos: Ciudadanos y el Partido Popular. Y sí, aunque suene inverosímil la derecha extendió la mano a la izquierda. En caso de ganar y hacer gobierno, la administración padecería estrabismo, pues no hay una visión compartida. A esto me refiero con dejar claros los irrenunciables para los votantes.

La falta de acuerdos partidistas ha generado un oneroso desgaste electoral. Por un lado, la organización del día de la votación es cara; hacerlo cuatro veces en cuatro años es, simplemente, un derroche. El único partido que ha ganado con este vacío de poder es Vox que, sigilosamente, crece con sus propuestas de ultraderecha. El PP, el PSOE y Unidas Podemos han tenido variaciones a la baja. Por su parte, Ciudadanos se mantiene.

Hacía tiempo que la división entre izquierdas y derechas no había sido tan marcada; al tiempo que las diferencias entre los partidos de izquierda se han vuelto irreconciliables. La lucha entre Sánchez e Iglesias ha creado una zanja que parece infranqueable.

La novedad es la presencia del partido de Iñigo Errejón, Más País, que se presenta como una opción de izquierda institucional y razonable. El nuevo partido ha tenido un lanzamiento espectacular y, en algunas provincias, se calcula que alcanzarían el 10 por ciento de los votos. La irrupción de este nuevo partido se ha nutrido de miembros de Podemos; aunque las encuestas indican que los votos los perdería el Partido Socialista. Más País abandera a los dos movimientos con más eco entre los jóvenes votantes: la política verde  y el feminismo.

Así, los candidatos que estarán en las boletas son: Pedro Sánchez, por el PSOE; Pablo Casado, por el PP; Pablo Iglesias, por Unidas Podemos; Albert Rivera, por Ciudadanos; Santiago Abascal, por Vox; Iñigo Errejón, por Más País.

El desacuerdo político beneficia, solamente, a los radicales. Sólo por ese riesgo es indispensable consensuar con las diferentes fuerzas políticas. Eso, o ganar con contundencia; el problema es que ninguno de los partidos convence.

Deja un comentario