Mayra Martínez Medina -

El dinamismo del consumo interno a mediados de 2015 le permitió al entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray destacarlo como uno de los motores del crecimiento. Hoy la realidad es otra, inquietante. El consumo entró en una curva descendente, reportó la ANTAD la semana pasada.

Preocupa que esta desaceleración o “bache” dure largo tiempo, exactamente cuánto, no lo sabemos.

“Ya veíamos una desaceleración del consumo por eso pedimos al gobierno políticas públicas que lo impulsen, debemos facilitar a las empresas un menor costo de operación, quitarles trabas, gastando mejor y formalizar la economía”, expresó Vicente Yáñez, presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

La ANTAD presentó la semana pasada el reporte de crecimiento en ventas durante enero de este año, fue de 4.2 por ciento; aunque el dato está por debajo lo observado el mismo mes de 2016 (8.6 por ciento) y 2015 (5.5 por ciento) “así lo esperábamos en nuestra proyección para el 2017”, insistió el representante de unas 51 mil 917 tiendas instaladas en el país.

Fue a mediados de 2015 cuando con base en los reportes de esta Asociación y del INEGI que el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, presumió de un consumo sólido apoyado de una baja inflación. Tan fuerte que lo destacó como un pilar fundamental para el dinamismo económico. Por aquellos meses la inflación se ubicó en rangos inferiores a 3 por ciento. Tuvimos meses en que este indicador fue recordado como el más bajo en 11 años. La baja inflación se debió a la reducción en las tarifas de los servicios de telecomunicaciones, ¿recuerda los efectos de la reforma en telecomunicaciones con la eliminación de los cobros de larga distancia nacional y a celulares?

Después de escuchar la preocupación de Vicente Yáñez respecto al descenso del consumo no me queda duda de que el entorno económico cambio de mayo de 2015 a la fecha. Hay 20 meses de diferencia desde que el actual secretario de Relaciones Exteriores destacó las tasas de consumo interno como uno de los sostenes de la economía.   

Ahora le toca a José Antonio Meade, el relevo de Luis Videgaray identificar los sectores sobre los cuales se sustentará el desarrollo y crecimiento de la economía. Eso sí, en un entorno más desafiante comparado con el de su antecesor empezado por el nuevo gobierno en Estados Unidos y proyecciones de crecimiento a la baja.

 En este contexto de picada del consumo es de notar que hace unos días la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) reportó una baja de 1.7 por ciento en las exportaciones a Estados Unidos. Aunque este comportamiento puede ser natural durante este mes debemos seguirle la pista al comportamiento de las exportaciones a este país. Estamos hablando de una industria relevante para nuestra economía.

Abonemos un elemento más a la lista de desafíos que enfrenta José Antonio Meade en su trabajo de alentar el crecimiento, me refiero a la reducción de 6.1 por ciento de inversión extranjera directa (IED) en 2016 respecto a  2015. El 61 por ciento de estos capitales proviene de Estados Unidos y el grueso se invierte en la industria maquiladora.

Llevamos tres indicadores fundamentales a la baja: el consumo, la inversión extranjera y parte de las exportaciones. ¿Cuál será el pilar del crecimiento?

@mayrafinanzas

Deja un comentario