Jorge Gordillo Arias -

Recién concluyó la reunión de política monetaria de Banxico y en línea con lo que esperábamos, mantuvo sin cambios su tasa de fondeo en 7.75%. La decisión no fue unánime (hubo un integrante que votó a favor un alza de tasas).

La firma del nuevo tratado de libre comercio para América del Norte pudo haber tenido un impacto mayúsculo en la decisión de Banxico. Además, le ayudó el comportamiento reciente de la economía (mejora), que los incrementos en inflación son explicados por factores temporales (alza de energéticos) y que la tendencia esperada de la inflación subyacente continúa a la baja.

Sin embargo, Banxico dejó abierta la puerta a subir la tasa en el corto plazo ya que considera que sigue habiendo riesgos al alza para la inflación, dado un entorno de incertidumbre interno y externo. Dentro de los riesgos externos que más le preocupan, están las subidas de tasas en EUA. Banxico sigue haciendo mención que los posibles siguientes pasos en materia de política monetaria serían mantener la política actual o endurecerla (mayores alzas de tasas).

Además, el Banco Central vuelve a reiterar que adicionalmente a una política monetaria prudente es necesario continuar con la consolidación de las finanzas públicas.

El Banco Central seguirá atento a la evolución del tipo de cambio, a las decisiones de política monetaria de la FED de EUA y a las condiciones económicas del país.

El tipo de cambio alcanzó niveles máximos en el día cerca de las 11.30am ($19.20 spot). Después del comunicado de Banxico, el tipo de cambio se mantiene cerca del máximo en la sesión, lo que sugiere que el mercado se había adelantado y ya descontaba esta decisión.

Consideramos que el peso mexicano en los siguientes días (próxima semana) puede recortar pérdidas y recuperarse a niveles por debajo de $19.0.

Deja un comentario